elcomercio.es
Sábado, 20 septiembre 2014
llovizna
Hoy 19 / 24 || Mañana 17 / 24 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El precio de la sal

GIJÓN

El precio de la sal

01.11.09 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Para Jesucristo, la sal era una metáfora de sus discípulos: «Vosotros sois la sal de la tierra, la luz del mundo». Para los alquimistas, el principio fijo de lo existente. Para los químicos, el cloruro sódico. Para los rusos, un río, afluente del Don apacible. Para los conserveros, preservación. Para los flamencos, gracia y alegría. Para el Alberti, marinero, en tierra, un deseo: «Dejadme ser, salineros, granitos del salinar». Para Gijón, el sustantivo de la marca de ciudad y para los contribuyentes gijoneses, 600.000 euros por el eslogan o diseño, más 130.000 euros por condimentar la salada campaña.
Aunque se diga que todo necio confunde valor y precio, a mí me parece que los costes del 'citymarking' cuestan más de lo que valen.
Me resulta difícil compartir el optimismo del concejal de Promoción Económica, Innovación y Turismo, José María Pérez, cuando afirma, entre otras cosas, que la marca de ciudad, además de ilusionarnos con el futuro, anima a las empresas a invertir y a trabajar por mejorar el patrimonio colectivo.
¿Será 'Gijón, Asturias con sal' la panacea de nuestros males, el motor de nuestra economía, la señal que nos identifique en el mundo? ¿O se limitará a un agosto para el afortunado publicista, gracias a la candidez municipal?
La marca en cuestión lleva la firma de Enrique Johnson, director de la empresa CIAC. Una empresa de diseño bastante solvente, que realizó, entre otros, trabajos para Zaragoza y el Real Madrid.
Sobre una estética ligada al 'graffiti' se desarrollan una serie de eslóganes autocomplacientes, dinámicos y optimistas que servirían, más o menos, para cualquier ciudad o pueblo, sea de la costa o de la España profunda.
En las calificaciones de la marca, a unos les parece buena; a otros, paradójicamente en una campaña con sal, sosa; a los de más allá, llamativa; a los de más acá, cara y, finalmente, otros se inclinan, con un encogimiento de hombros, por el «pssst».
Ese exceso de autocomplacencia se hace algo empalagoso en el vídeo promocional. Sin embargo, en ese arrebujo de sabores gijoneses, de la vida en Gijón, mostrados con imágenes rápidas y verbo atiborrante -demasiadas palabras, palabras, palabras- hay una nota e imagen singular.
El locutor habla de lo que se puede hacer al norte del Norte: una playa verde que recorrer, pasear por una montaña en un mar de orbayu, hablar con pingüinos y tiburones... y, lo más curioso, «poder escalar una vaca de un golpe de vista».
Eso de escalar la vaca parda de la imagen, y nada menos que de un golpe de vista, me llegó al alma. Sin duda, es el toque surrealista de la campaña.
En fin, la campaña está en marcha. Cerca de mi casa, han puesto el cartel, por cierto bastante bonito, de Gijón con sal. Sobre un fondo rojo, se recortan siluetas de balandros, un surfista, casetas de la playa y los esbozos del teatro Jovellanos y el palacio de Revillagigedo.
A la cabeza del cartel, la frase «Aquí hay amor propio». Y vergüenza ajena, susurra un paseante. Debía de pensar en el precio de la sal.
¿Qué es la sal? Para los soldados de las legiones romanas, los saquitos de sal eran el salario que percibían por su trabajo.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El precio de la sal
Presentación de los posters diseñados por la empresa CIAC. / CITOULA
El precio de la sal
Videos de Local
más videos [+]
Local


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.