elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 9 / 18 || Mañana 7 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los presos visitan a Platero

Sociedad

Los presos visitan a Platero

Asnoterapia. Cada vez más terapeutas confían en las bondades del burro para tratar dolencias como el alzheimer y el autismo. Mañana, reclusos con problemas mentales salen de la cárcel de Granada para ir a la 'consulta'

09.12.09 - 03:06 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Hasta que Juan Ramón Jiménez escribió de él que es «peludo y suave, tan blando por fuera que se diría todo de algodón, que no lleva huesos», al burro le cayeron más palos que caricias. Al más proletario de los animales, los humanos le hicieron representante oficial de la cabezonería y la ignorancia. Con los lomos partidos por el peso de miles de años, ha cargado, levantado y arrastrado de todo por casi nada. Los expertos en 'management' dirían que ahora, con la llegada de las máquinas, se ha 'reciclado'. Ha dejado las alforjas, pero cura la depresión, los problemas de comunicación, la ansiedad y es capaz de mejorar el Alzheimer o la parálisis cerebral como un psiquiatra amable con enormes orejas. Lo visitan niños enfermos, pero también ancianos solitarios, adultos con problemas matrimoniales y ahora presos, en una iniciativa que por primera vez se pone en marcha en una cárcel española. Educadores y terapeutas de la prisión de Albolote, en Granada, acompañarán mañana a una docena de internos con problemas mentales a una granja de burros andaluces situada en el pueblo de Monachil, en pleno parque natural de Sierra Nevada. Allí recibirán un novedoso tratamiento terapéutico basado en el contacto con los asnos. Los reclusos, con condenas por todo tipo de delitos, pasarán el día en el criadero de burros, comerán allí unos bocadillos y regresarán a prisión por la tarde. No es la primera vez que se produce una salida de carácter terapéutico (también las hay de tipo cultural o lúdico), pero nunca antes los presos habían acudido a un programa de asnoterapia. El grupo irá sin vigilancia policial. Sólo les acompañarán educadores, psicoterapeutas y psicólogos clínicos, que les llevarán sus medicamentos. Todos ellos refrendan los resultados de la terapia de Platero.
«Responden al cariño»
¿Y por qué los burros sanan? «Porque son buena gente», contesta Rafael Fuentes, el hombre que da de comer a Jara, Amapola, Primavera, Malva y los demás inquilinos de su granja de Monachil.
Al margen de las explicaciones más sesudas, la asnoterapia o asinoterapia funciona y es una apuesta que defienden cada vez más terapeutas. Tanto es así, que Fuentes ha puesto en marcha este proyecto para acercar los animales a los presos con la idea de que el programa pueda continuar en el futuro en las instalaciones de la cárcel.
Los burros llenan mucho a todo el mundo que se acerca a ellos. «Son animales amables que necesitan y responden al cariño mucho más que un caballo», explica Fuentes, un ganadero empeñado en la recuperación del asno, su conservación y trato digno.
«El que se acerca a ellos se siente lleno... ¡imagínate un preso que tiene una vida vacía!», argumenta Silvia Alama, una psicóloga pionera en España en el tratamiento de personas con problemas a través de los animales. «Cuando comencé con esto, hace quince años, me llamaban loca, aunque ahora es una práctica más extendida». Alama se dedica a tratar a niños y adultos con serias dificultades de comunicación. «No saben tratar con sus padres, con su jefe, con su mujer.... Instruimos a las personas sobre el animal y luego les enseñamos a hacerse confiables. Llegan con 90 pulsaciones por minuto y conseguimos bajarlas a 60»,precisa. En ese momento de relajación, el ser humano siente que el animal confía en él y se establece una comunicación de gestos que interpretan los psicólogos y transmiten al paciente. El burro «no tiene diplomacia», ni atiende a las sonrisas más o menos falsas de las personas. «Cuando eres de confianza, se acercan». Misión cumplida: si es capaz de comunicarse con un burro, podrá hablar a su jefe sin que salten chispas.
En Allariz (Orense), los responsables de la asociación Andrea abren el foco de los pacientes hasta englobar a «personas en desventaja física, psíquica o social a todos sus niveles», indica la portavoz Elsa Sánchez. Para cada tipo de deficiencia existe un programa distinto. Los pacientes presentan problemas de carácter motor, sensitivo, afectivo, cognitivo o social. Los asnos no sólo ayudan a comunicarse. También a moverse a los que no pueden mediante un circuito de estimulación sensorial que incluye paseos pie a tierra, limpieza y contactos con ejemplares. Silvia Alama cuenta que en la monta terapéutica, el impacto del animal en el cuerpo humano estimula su parte motora y relaja los agarrotamientos terribles que producen patologías como la parálisis cerebral.
Estimular el cerebro
Más allá de lo físico, la asnoterapia también ha probado sus beneficios en lo afectivo y es una herramienta más en los programas con enfermos de Alzheimer. «La estimulación del sistema límbico o cerebro emocional produce una mejora en las funciones cognitivas», explica Elsa Pérez. Hablamos de estimular la afectividad, un proceso que se comprende al presenciar la ternura con la que un anciano enfermo acaricia la cara de un asno en el salón de un geriátrico.
La historia del hombre que susurraba a los burros es una película que comenzó hace decenas de años en Inglaterra gracias a los éxitos de la doctora Elisabeth Svendsen. Hoy su fundación (E.S.T.) es parte del Donkey Sanctuary de Devon, uno de los primeros paraísos para pollinos, que cuida de más de 10.000 animales, varios cientos de ellos en España. Colaboran con El Refugio del Burrito en Fuente del Saz (Málaga), una ONG que también utiliza a los animales para la curación. No hay tarifas prohibitivas. Trabajan gracias a donaciones y de sus proyectos forman parte ambiciosas terapias para dos centenares de niños en la escuela Reina Sofía de Antequera y en el zoo de Córdoba.
Al igual que en Granada, también preparan un proyecto para los presos de los penales de Córdoba y llevan a cabo labores de investigación sobre la influencia de los asnos en enfermos de Alzheimer. El director del centro, Iván Salvía, advierte que los resultados son asombrosos. «Es un animal increíble», indica. Y poco rencoroso. El diccionario de la Real Academia Española sigue diciendo que su nombre significa «hombre o niño bruto e incivil».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.