elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 20 || Mañana 14 / 19 |
más información sobre el tiempo

OPINIÓN ARTICULOS

BORBONES

18.12.09 - 03:24 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Los novatos gijoneses que llegábamos a Deusto aquellos primeros días de octubre de 1954, andábamos entre despistados y un poco tristes, pues la mayoría era la primera vez que dejábamos nuestras casas y a nuestros padres y amigos para iniciar una carrera. Eso, unido a las paredes grises de 'la Uni' y a las bromas que ya empezaban a gastarnos los antiguos, nos producía un desasosiego que, una vez culminadas las novatadas, la cosa ya empezó a equilibrarse. Hubo algo que causó sensación entre todos y fue el anuncio de que, en unos días, llegarían los infantes Alfonso y Gonzalo de Borbón, a quienes nos prohibieron hacer novatadas. A pesar de todo, les hicimos la petaca en las camas y nunca supimos cómo lo tomaron. Era muy educado Alfonso y Gonzalo, un pequeño gamberrillo que iba a cursar el 'Preu' a base de clases particulares en 'la Uni'. Alfonso, muy serio y Gonzalo, bastante revoltoso, pero dos buenas personas, al menos con nosotros. Comíamos y cenábamos con ellos en rigurosos turnos. Hablaban poco, con acento muy italiano. Por aquel entonces, Alfonso estaba enamorado de Eleanora Rossi Drago, una de las chicas de 'Tres monedas en la fuente', y Gonzalo era el punto de mira del Bilbao femenino de nuestra edad. Se metieron a todos en el bolsillo. Uno de los días que comí con ellos, me contó Alfonso que vivían con su madre en Milán y los cristmas que enviaban era una vista de la casa con «Muy felices navidades, un abrazo». No quisiera terminar sin contarles el examen que en Valladolid (Deusto era privada, de los Jesuitas) le hizo al catedrático de Derecho Natural, Eustaquio Galán y Gutiérrez, asturiano de Luarca y monárquico hasta la médula. Llamaron: ¡SAR el infante Alfonso de Borbón! Cuando se sentó, don Eustaquio le hizo la siguiente pregunta: «Don Alfonso, ¿qué parte lleva mejor preparada de la asignatura? Don Alfonso contestó: ¡La primera! Pues empiece a decirnos algo del programa. Y antes de que pudiera hablar le dijo: Bueno, ya está». Ya en Gijón me enteré por la revista de 'la Uni' que le habían dado matrícula de honor. Años después, me enteré del accidente mortal en la nieve (oscurísimo accidente) y lo sentí. A Gonzalo le vi alguna vez por Madrid. También sentí su muerte. Y es que antes de Borbones eran condiscípulos que se hacían querer.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.