elcomercio.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 17 / 25 || Mañana 15 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Una madre irá a prisión tras comprar comida con una tarjeta que encontró en la calle

valencia

Una madre irá a prisión tras comprar comida con una tarjeta que encontró en la calle

La joven gastó 200 euros y pide que se le conceda un indulto para evitar la cárcel 5 años después de cometer el delito

16.01.13 - 11:00 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Una madre irá a prisión tras comprar comida con una tarjeta que encontró en la calle
La mujer condenada por comprar comida con una tarjeta que no era suya, con dos de sus tres hijas. :: E.C.
«Vi que la cartera tenía una tarjeta de crédito y un D.N.I. y no lo pensé. Me fui al supermercado a comprar comida y pañales para mis dos hijas pequeñas, que entonces tenían cuatro años y año y medio. Yo entonces no tenía trabajo, ni dinero. No pensé en las consecuencias». El 24 de mayo de 2007 la casualidad se cruzó con Emilia Soria, en una calle de Requena, Valencia, y le gastó una mala pasada. La joven se encontró una cartera en el suelo.
Según informa el periódico Las Provincias, la mujer, que entonces tenía 22 años, salía de dos relaciones difíciles y tenía dos hijas a su cargo, se vio tentada y cayó en la trampa que el destino le ponía ante sus pies. Compró comida y pañales con la tarjeta de crédito. 193 euros. Como no tuvo problemas, decidió de nuevo tentar a la suerte ese mismo día. Hizo otra compra en el mismo hipermercado por valor de 250 euros. Pero aquí levantó sospechas y ya no se la dispensaron. Lo intentó en otra cadena de hipermercados y a la tercera fue la vencida. La pillaron. La denuncia por lo penal se resolvió con una pena de un año y diez meses de prisión y multa de diez meses, con cuota diaria de tres euros, por un delito continuado de falsificación en documento mercantil y otros seis meses de prisión por delito continuado de estafa, que sustituyó por seis meses de trabajos en beneficio de la comunidad y 900 euros de multa.
«Estoy a punto de terminar los trabajos porque barro por la calle y mis compañeros están muy contentos conmigo y la multa la voy pagando poquito a poco, conforme puedo, porque cobro 426 euros de una orden de alejamiento de mi ex marido. No tengo ningún antecedente ni he hecho nada más. Mi única culpa es la que aún estoy pagando», explica.
Ahora, a punto de cumplirse seis años de aquel «error», la joven, que tuvo otra hija, se ha casado y lleva una vida «normal con mis niñas», está a punto de ingresar en prisión al superar en dos años la condena que inicialmente se le impuso.
«La sentencia no salió hasta hace unos meses y la han recurrido porque yo he estado haciendo los trabajos sociales y estoy pagando la multa fraccionada y nunca más he cometido ningún delito porque sé que me equivoqué e hice muy mal», relata Emilia angustiada.
«Yo ahora llevo una vida sencilla, he podido enmendar lo que hice y no puedo dejar a mis hijas después de tanto tiempo porque me necesitan», cuenta. Por eso ha pedido ayuda a una abogada para solicitar un indulto y evitar la cárcel.
Hace un año la defensa de Emilia solicitó la suspensión de ejecución de la pena pero el juzgado la denegó y computó la pena inicial de dos años y cuatro meses (a partir de dos se decreta ingreso en prisión), aunque se conmutara una parte de la misma con trabajos sociales. «Inicialmente hubo acuerdo con el fiscal. Si hubiera habido juicio, habría podido tener la atenuante al ser un caso de necesidad», explica la abogada que ha redactado el documento del indulto.
Emilia recibió ayer una providencia en la que se le informa que en quince días debe proceder al ingreso voluntario en un centro penitenciario. «Hemos pedido la suspensión hasta que se resuelva el indulto. La pena contempla una parte de reinserción y la dilación del procedimiento, casi seis años, es imputable al juzgado. Emilia ha conseguido rehacer su vida y quiere continuarla con sus hijas».
En Tuenti


El Comercio Digital

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.