El Comercio

El inicio del reinado de Felipe VI estará marcado por el juicio de Nóos

Sala de los Juzgados de Mallorca.
Sala de los Juzgados de Mallorca. / Jaime Reina
  • RELEVO EN LA CORONA

  • El cuñado del futuro Rey se sentará en el banquillo en 2015 y puede ser que le acompañe la infanta

  • En todo el sumario no hay un solo dato comprometido para el futuro monarca

  • Hasta el anuncio de la abdicación, el juez pretendía concluir el sumario este mismo mes

En las cerca de 20.000 páginas que ya tiene el sumario del 'caso Nóos' no hay un solo dato que comprometa al futuro Rey o a su esposa Letizia. Ni siquiera un indicio indirecto. Solo en un par de documentos se apunta a que Iñaki Urdangarin informó, entre a otras muchas personas, a Felipe de Borbón del nacimiento de su instituto o que el duque de Palma intentó usar el nombre de su cuñado, a sus espaldas, para defender su proyecto de participar en la Copa América. De los centenares de papeles que conforman ya esta causa se infiere que la relación entre Urdangarin y el todavía Príncipe de Asturias era casi inexistente.

Sin embargo, el 'caso Nóos' va a marcar los primeros meses de reinado de Felipe VI. Es casi seguro que en 2015, quizás coincidiendo con el primer aniversario de la coronación del nuevo monarca, su cuñado - y quién sabe si también su hermana Cristina- se sentará en el banquillo de los acusados.

El duque, que con toda probabilidad no podrá evitar el juicio, se va a enfrentar el año que viene a un proceso que, por lo menos, va a durar un mes. Más de una veintena de sesiones públicas en la Audiencia Provincial de Palma y radiadas por centenares de medios en los que Iñaki Urdangarin, sino se aviene a pactar antes con Anticorrupción, se va a arriesgar a una pena de cárcel de 17 años como autor de tres delitos fiscales, malversación, fraude a la Administración y prevaricación.

Zarzuela sabe del desgaste que para la imagen de la Corona y el nuevo Rey van a suponer esas sesiones públicas, en las que no se va a poder orillar el hecho de que todos los negocios que Urdangarin consiguió de las administraciones balear y valenciana fueron gracias a su relación con la Familia Real. En la Casa Real son conscientes de que además en ese juicio va a tener voz una acusación pública, el sindicato Manos Limpias, que ya ha demostrado apuntar alto cuando desde el principio apostó por imputar en este proceso a la infanta Cristina.

Hasta ahora, el duque y su abogado, Mario Pascual Vives, han rechazado de manera tajante cualquier acuerdo con Anticorrupción que pueda reducir la petición de pena para Urdangarin. La Fiscalía solo admitiría una reducción de condena que llevara al marido de la infanta a pisar la cárcel, al menos durante unos meses. En cualquier caso, todas las fuentes consultadas en Palma dan por hecho que nada librará de la prisión a Urdangarin, con lo que Felipe VI, con toda probabilidad, iniciará su andadura con su cuñado entre rejas.

Futuro incierto

Harina de otro costal será la suerte de su hermana. Hasta ayer, el juez José Castro tenía en idea cerrar la instrucción de este caso a mediados de este mes de junio. Y en ese auto de conclusión de las investigaciones (cuya fecha de aparición después de la noticia de la abdicación es incierta) el magistrado iba a anunciar que va a sentar en el banquillo de los acusados a la hermana menor del nuevo monarca, por mucho que la Fiscalía y Hacienda se nieguen a acusarla.

Desde hace meses, Castro ya trabaja en la redacción de un auto de transformación en procedimiento abreviado en el que seguirá figurando el nombre de Cristina Federica de Borbón y Grecia.

En Zarzuela ya conocen perfectamente las intenciones y el calendario de José Castro y la posibilidad de que la propia coronación del Rey Felipe coincida temporalmente con el auto de transformación en procedimiento abreviado (trámite de fin de la instrucción) en el que el magistrado acuse ya formalmente a Cristina de Borbón como cómplice de los dos delitos fiscales de su esposo.

Aún así el camino hasta el banquillo de la hermana del futuro Rey es largo. El auto de transformación en el que seguirá acusándose a Cristina de Borbón puede ser y va ser recurrido por varias partes personadas, empezando por la propia defensa de la infanta y siguiendo por la Fiscalía Anticorrupción, Así que, con toda probabilidad, será la Audiencia Provincial de Palma la que decida si los primeros meses de Felipe VI en el trono estarán marcados, además del juicio contra su cuñado, por el proceso a su hermana Cristina.