El Comercio

Avilés, 11 oct (EFE). La Universidad de Oviedo inaugurará el próximo jueves el primer Encuentro Internacional Alertools, que reunirá en el Centro Cultural Oscar Niemeyer, de Avilés, a científicos internacionales para debatir sobre el fenómeno de las especies invasoras.

Cerca de 50 especialistas de EEUU, Canadá, Francia, Inglaterra, Nueva Zelanda, Lituania y España participarán en este primer encuentro internacional, que se desarrollará entre los días 13 y 15 de octubre en el Centro Niemeyer y en el Palacio de Valdecarzana, donde se desarrollarán actividades abiertas a la ciudadanía y, especialmente, a los niños.

El programa científico incluye 31 presentaciones sobre cuestiones de actualidad como el desarrollo nuevas técnicas de alerta moleculares, acústicas y fotográficas para la detección de especies invasoras.

El encuentro dedicará también especial atención a la participación ciudadana como factor clave para colaborar con la identificación de organismos no nativos.

Esta primera reunión internacional de Alertools ha sido organizada conjuntamente por el Observatorio Marino de Asturias y el Cluster de Energía, Medioambiente y Cambio Climático del Campus de Excelencia Internacional, dependientes de la Universidad de Oviedo.

El programa científico ha sido coordinado por los profesores Yaisel Borrell, de Biología, y Eduardo Dopico, de Ciencias de la Educación, bajo la dirección de la profesora Eva García Vázquez.

Los organizadores recuerdan que una de las mayores amenazas para el ecosistema es la introducción inadvertida o deliberada de especies no nativas.

Estos organismos pueden mostrar un comportamiento invasivo hasta afectar a la biota autóctona al alterar la biodiversidad y causar alteraciones ecológicas con las consiguientes repercusiones económicas.

Durante las pasadas décadas el número de especies no nativas ha crecido en las costas del Atlántico y del Mediterráneo de forma exponencial.

Con este aumento, el riesgo de que los ecosistemas sean colonizados por estas especies invasoras también se ha multiplicado.