El Comercio

Oviedo, 18 oct (EFE).- Los Juegos Deportivos del Principado introducirán esta campaña la tarjeta negra para castigar toda acción contraria al proceso educativo por parte de deportistas, público o técnicos durante cualquier competición en la que participen escolares, según ha señalado hoy el director general de Deporte, José Ramón Tuero.

En los Juegos Deportivos 2016-2017, que están a punto de comenzar, destaca la introducción de la tarjeta negra, un instrumento de comunicación "de una realidad sancionadora hacia los comportamientos no educativos en el transcurso de la competición", ha dicho Tuero.

El argumento para introducir la cartulina negra está enmarcado en la concepción de la educación como herramienta fundamental para el progreso social, y como responsabilidad de todas las personas, dentro y fuera de los centros educativos.

La Dirección de Deporte considera que con un comportamiento correcto por parte de todos, incluidos entrenadores, espectadores, familiares, árbitros, jueces, directivos y deportistas, se adquieren valores asociados al deporte como convivencia, compañerismo, amistad, respeto e igualdad.

La tarjeta negra se utilizará junto a las ya existentes (amarilla, roja, técnica) cuando se produzcan infracciones de las normas del juego, y sancionará toda acción contraria al proceso educativo por parte de deportistas, público o técnicos durante cualquier competición en la que participen escolares.

En los Juegos Deportivos se disputan unos 8.000 encuentros.

El funcionamiento de la cartulina negra es el habitual en este tipo de instrumentos indicadores de sanción.

Ante comportamientos de menosprecio, violencia verbal, discriminación por razón de sexo, amenazas e insultos, el árbitro mostrará la tarjeta en un primer aviso de suspensión de partido, situación que se llevará a efecto al mostrarse por segunda vez en caso de persistir los comportamientos censurados.

Junto a la puesta en marcha de la tarjeta negra, la Dirección de Deporte ha elaborado un decálogo del buen comportamiento con el fin de que todas las partes implicadas participen con su ejemplo.

La otra gran novedad del curso tiene que ver con la voluntad del Principado de propiciar una mayor participación de todos los deportistas inscritos, atendiendo a las distintas categorías, y, por otro lado, mitigar los efectos de marcadores excesivamente abultados que en ocasiones pudieran calificarse de abusivos.

Estas adaptaciones se han realizado en siete deportes con la colaboración y la aquiescencia de sus respectivas federaciones: baloncesto, balonmano, voleibol, fútbol sala, hockey patines, rugby y béisbol.

A modo de ejemplo, las adaptaciones reglamentarias inciden en la práctica de un partido de balonmano en categoría benjamín, de modo que todos los jugadores inscritos tienen que jugar un mínimo de 10 minutos seguidos cada uno.

Y respecto a un marcador abultado, en las categorías benjamín, prebenjamín y jabatos de rugby, los encuentros se detendrán al llegar a una diferencia de 25 puntos.

También como novedades de este próximo curso, cabe apuntar que los Juegos Deportivos abren la posibilidad de participar en los deportes colectivos, que es obligatorio contar con la certificación negativa del Registro Central de delincuentes sexuales por parte del personal técnico y los delegados, y que la denominación Deporte Especial será sustituida por la de Deporte Adaptado.