El Comercio

Madrid, 18 oct (EFE).- La mayoría de diputados y senadores del PSOE que han intervenido hoy en la reunión del grupo parlamentario se han mostrado a favor de la abstención para facilitar la investidura a Mariano Rajoy y de que se acate la disciplina de voto ante las amenazas del PSC y de otros cargos de romperla.

A cinco días de que el Comité Federal del partido decida su posición, de los diecisiete parlamentarios que han intervenido en la reunión, solo tres han defendido que el PSOE mantenga el no a Rajoy, mientras que el resto han abogado por la vía de la abstención con el fin de evitar nuevas elecciones, han informado a Efe diversos parlamentarios que han asistido a la reunión.

Celebrado en el Senado, el encuentro ha estado encabezado por el presidente de la gestora, Javier Fernández, quien ha asegurado que la disyuntiva que deben plantearse los socialistas en este momento es "abstención o elecciones".

La jueza y diputada madrileña Margarita Robles, el exalcalde de San Sebastián Odón Elorza y el catalán Marc Lamuà han sido los tres diputados que han defendido votar en contra de Rajoy.

No obstante, una docena de parlamentarios no han podido intervenir por falta de tiempo, entre ellos algunos afines al dimitido secretario general Pedro Sánchez, como la asturiana Adriana Lastra y la murciana María González Veracruz.

Según fuentes socialistas, Odón Elorza ha apelado al artículo 33 del reglamento de su grupo para pedir que se deje a los diputados "libertad de voto por razones de conciencia", mientras que el catalán Marc Lamuà ha reclamado a la gestora que busque la "mejor fórmula" de votación que permita reflejar la pluralidad que existe en el partido, en lugar de pretender una "hegemonía artificial y artificiosa".

Por su parte, Robles, no solo se ha reafirmado en votar no a la investidura de Rajoy, sino que ha advertido de que, ni piensa ausentarse de esa votación, ni va a dimitir como diputada.

Entre los defensores de la abstención, solo el vasco Eduardo Madina se ha mostrado partidario de que se abstengan únicamente los once o doce diputados precisos para que Rajoy sea investido, mientras que el resto ha defendido que en una decisión así los socialistas deben actuar "todos a una".

En esa línea se han pronunciado los andaluces Francisco Menacho, José Caballo, José Martínez Olmos y Gregorio Cámara, el extremeño Ignacio Sánchez Amor, así como los senadores Marcelino Iglesias y Vicente Álvarez Areces, entre otros.

"En nuestra cultura está acatar lo que digan los órganos del partido, porque nosotros nos presentamos a unas elecciones como diputados por unas siglas, por un partido", ha advertido en los pasillos el también andaluz Antonio Pradas, que ha abogado por que el mensaje de los socialistas sea "el no a unas terceras elecciones".

El exsecretario de Organización César Luena le ha replicado también en los pasillos que la pregunta correcta es "si con el apoyo indirecto del PSOE a través de la abstención tiene que seguir gobernando el PP" y ha aseverado que tanto los votantes como los militantes tienen la "respuesta muy clara".

Luena, que se encuentra entre los defensores del no a Rajoy que acatarán la decisión que adopte el Comité Federal, ha opinado que esa decisión, aún siendo "legítima" orgánicamente, "estará deslegitimada en el fondo político, por no escuchar a los militantes, que son los que tienen que tener la voz".

Entre los defensores de la abstención ha habido también llamadas a "desdramatizar" la situación, como la del expresidente de Castilla-La Mancha José María Barreda, que ha incidido en que la decisión que tiene que tomar el Comité Federal el domingo es una decisión "táctica, no ideológica".

Al geronés Marc Lamuà, en cambio, usar la palabra abstención con el PP le da "urticaria", según ha explicado en la reunión, en la que ha advertido a los que trabajan por ella de que "cuando se hinca la rodilla una vez, uno está más confortable con la rodilla hincada que volviéndose a poner de pie".

A la reunión no ha asistido Pedro Sánchez, que guarda silencio y no acude a actos públicos desde que dimitiera en el Comité Federal de hace diecisiete días.