El Comercio

Oviedo, 18 oct (EFE).- El Ayuntamiento de Mieres deberá negociar con los sindicatos la aplicación de la jornada laboral de 37 horas y media que por decreto de la Alcaldía se empezó a aplicar el pasado mes de enero entre el personal de esta corporación .

Así se recoge en una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Oviedo, contra la que cabe recurso de apelación y en la que se estima en parte el recurso presentado por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) contra una resolución de la Alcaldía del 20 de enero por la que se adaptaba loa jornada del personal municipal a la legislación vigente.

Según la CSIF, el decreto firmado por el regidor Aníbal Vázquez debería haber sido objeto de negociación en lo referente al calendario laboral, horarios, jornadas, vacaciones, permisos o movilidad, cuestión que ha sido estimada por el tribunal.

Según recoge la sentencia, al Ayuntamiento no le cabía más opción que la de cumplir con la ley que desde el año 2012 establecía el horario de 37 horas y media de trabajo efectivo para los empleados públicos en todo el país, dos horas y media más de las fijadas en el convenio municipal desde el año 2010.

No obstante, la sentencia señala que la aplicación de esa jornada semanal de 37 horas y media sí que puede ser objeto de negociación, tal y como hizo la administración central con sus funcionarios tras aprobarse la ley que, en plena crisis, incrementó la jornada de todos los trabajadores públicos en dos horas y media.

De hecho, la sentencia señala que el Ayuntamiento de Mieres debió hacerlo en una mesa de negociación y no haberse limitado a comunicar los cambios a la junta de personal y al comité de empresa.