El Comercio

Avilés, 18 oct (EFE).- Un centenar de niños ha recibido hoy al Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica Hugh Herr como un auténtico superhéroe biónico por sus avanzadas prótesis de pierna que el mismo diseñó y que captaron la atención de los pequeños que se le acercaron para preguntarle cómo las había fabricado.

A su llegada a la explanada de la Casa Municipal de Cultura de Avilés, todos los niños reaccionaron con un fuerte, unísono y espontáneo "¡hala!" cuando el conocido escalador e ingeniero se levantó las perneras de su pantalón y mostró sus piernas biónicas construidas con los mayores avances que existen aplicados a una prótesis.

Uno de los chicos, Hugo, fue el primero en preguntarle: ¿también haces prótesis para los niños?.

El Premio Princesa de Asturias, que aseguró sentirse sorprendido por el conocimiento que tienen los niños asturianos de su persona y de la historia que le convirtió en un mito mundial, confesó a Hugo que su sueño era que todo el mundo, desde todas las profesiones, trabajara en los avances tecnológicos para acabar con la discapacidad en el planeta.

El encuentro con los niños ha tenido lugar en la Casa de la Cultura en un acto que la organización ha titulado "SuperHERRoe, el hombre biónico", que consiste en una exposición compuesta por trabajos realizados por alumnos de Educación Primaria de toda Asturias.

Decenas de dibujos con los que estos escolares rinden homenaje a quien diseñó y desarrolló las piernas biónicas tecnológicamente más avanzadas, las primeras inspiradas en el movimiento humano.

Todos los pequeños alabaron las sorprendentes características de sus prótesis y una niña, Alicia, enferma de cáncer, se mostró admirada con la capacidad del alpinista, que superó un gravísimo accidente, y no le impidió seguir con esa práctica: "Es un ejemplo de que luchando se consigue lo que uno desea".

Previamente, Hugh Herr, que había acudido acompañado de su padre, fue recibido por la alcaldesa de la ciudad, Mariví Monteserín, en el Ayuntamiento de la ciudad, donde firmó en el libro de honor.

Allí tomó la palabra para contar su historia, desde que naciera en una granja en Estados Unidos, para luego meterse poco a poco en el mundo de la escalada hasta que un día sufrió un accidente "bastante trágico" donde perdió sus dos piernas, y entonces empezó a desarrollar prótesis "que cada vez son más avanzadas" porque se sirven de la informática y otras tecnologías.

"Yo espero que el futuro nos brinde cada vez tecnologías más avanzadas para poder paliar la discapacidad en el mundo, pero no solamente la física, si no cognitiva y sensorial también", ha declarado.

La posterior actividad con los niños forma parte de la iniciativa "Toma la Palabra", programa cultural que la Fundación Premios Princesa de Asturias desarrolla, por segundo año consecutivo, para los alumnos de Primaria, Secundaria y Bachillerato del Principado, contando en esta ocasión con la participación de 75 centros.