El Comercio

Oviedo, 29 nov (EFE).- El crédito extraordinario de 64 millones destinado a financiar el gasto sanitario, aprobado por el Consejo de Gobierno hace cinco días, deberá ser autorizado por la Junta General en el pleno que se celebrará el 23 de diciembre, el mismo en el que se votarán las posibles enmiendas de totalidad al presupuesto de 2017.

IU y Ciudadanos han sido hoy los más claros a la hora de señalar que no quieren bloquear la tramitación del proyecto de Ley en el que se pide al Parlamento que se autorice ese endeudamiento aunque, al igual que PP, Ciudadanos y Foro, han señalado que hay que esperar a conocer las explicaciones del Gobierno antes de pronunciarse sobre la posición que adoptarán.

La junta de portavoces del Parlamento asturiano se reunió hoy para fijar la fecha en la que someter a votación ese proyecto de ley de crédito extraordinario y fijar las comparecencias previas, que tendrán lugar los días 15 y 16 de diciembre.

Para el portavoz socialista, Fernando Lastra, es bueno que Asturias aproveche todo el margen posible de endeudamiento como consecuencia de la ampliación del límite de déficit público para este año al que se ha comprometido el Gobierno central.

El Ejecutivo no pudo tomar esta medida hasta la conformación del nuevo Gobierno central, lo que permitirá que el Consejo de Ministros y el Congreso autoricen la elevación del techo del déficit a las comunidades autónomas del 0,3 al 0,7 por ciento de su PIB.

Ese incremento de cuatro décimas permite al Gobierno regional elevar en 89 millones su previsión de endeudamiento para 2016, que situará así en 596 millones de euros dado que la prórroga en vigor -cuya cuantía ascendía a 3.954 millones- contemplaba ya elevar la deuda autonómica en 532 millones a lo largo de este ejercicio.

Veinticinco de esos 89 millones ya estaban contemplados en la prórroga aunque no se podían utilizar y los 64 restantes se destinarán ahora a financiar el gasto sanitario al que se preveían destinar 1.461 millones este año y cuya cuantía se prevé que se eleve finalmente a 1.626 millones.

"Espero que no discrepen de esto los grupos", ha señalado Lastra antes de que el portavoz de IU, Gaspar Llamazares ya dejase claro que, en principio, desde la coalición no iban a obstaculizar la aprobación de este proyecto de ley.

No obstante, ha dicho que IU sí que quiere que el Gobierno explique con detalle a qué va a destinar esos 64 millones de euros, lo mismo que ha reclamado el portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, antes de incidir en que consideran que, "en principio, esta ley es necesaria".

Para la presidenta de Foro, Cristina Coto, su partido está de acuerdo en recurrir a la deuda, si bien ha advertido de que el proyecto es opaco, que la elevación del techo de déficit no ha sido aún aprobado, y que, aunque es difícil votar en contra de un gasto destinado a la sanidad, ésta cada día es más insostenible.

Así, ha señalado que primero van a escuchar las explicaciones del Gobierno, y que luego decidirán su voto, al igual que ha señalado el diputado del PP José Agustín Cuervas-Mon que ha acusado al Ejecutivo de querer hacer todo a la trágala dejando las cosas para última hora.

Desde Podemos, Emilio León ha acusado también al Gobierno de requerir la aprobación de una ley para pedir 64 millones de euros destinados a la sanidad, pero sin presentar un plan de racionalización de gasto farmacéutico.

"Vamos a estudiarlo con detalle y escuchar explicaciones de a dónde va ese dinero antes de decidir", ha señalado.