El Comercio

Gijón, 29 nov (EFE).- Un hombre de 51 años ha sido detenido en Gijón por traficar con estupefacientes en el domicilio familiar en el que convivía con su hijo de 12 años, el cual avisó a la Policía de la existencia de la droga y mostró a los agentes el lugar en el que estaba oculta.

En la operación se intervinieron 1.900 euros, 72,9 gramos de cocaína y una báscula de precisión, informa la Comisaría de Gijón en una nota en la que señala que los agentes acudieron ayer a las 16.15 horas a un domicilio en el centro de la ciudad ante la llamada de un menor de edad, que dijo encontrarse solo en casa y tener miedo porque personas extrañas le estaban picando al timbre.

Los agentes acudieron a la vivienda para asistir al niño, que confirmó sus temores y les mostró el lugar en que su padre guardaba la droga, que distribuía entre las personas que estaban llamando a la puerta.

Una vez confirmada la existencia de la sustancia estupefaciente, los agentes establecieron un dispositivo para la localización del padre del menor y proceder a su detención.

Fue arrestado en su lugar de trabajo y se realizó un registro en su domicilio en el que se incautaron quince envoltorios tipo papelina de sustancia blanca, uno con una cantidad mayor del mismo contenido, una báscula de precisión y 1.900 euros.

En dependencias policiales se confirmó con el 'drogotest' que se trataba de cocaína y que tenía un peso total de 72,9 gramos.

El arrestado, que tiene antecedentes por malos tratos y tráfico de drogas, ha pasado hoy a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Gijón.

El niño, que se encontraba en perfecto estado de salud, ha quedado bajo la custodia provisional de su abuelo materno.