El Comercio

Oviedo, 29 nov (EFE).- El centrocampista del Real Oviedo David Rocha ha reconocido que la derrota ante el Alcorcón (5-1) no fue sólo un "partido malo", como la abultada derrota en Huesca, sino que es un punto de inflexión para el equipo azul, que, explica, "cambia mucho cuando juega fuera" y no puede avanzar en la temporada jugando "con temor a encajar" lejos del Carlos Tartiere.

"No nos puede pasar esto cada dos semanas, el equipo no puede cambiar tanto de jugar en casa a hacerlo fuera. Nos fuimos del partido tanto con balón como sin él a raíz de encajar los dos goles antes del descanso", ha lamentado.

El futbolista señala directamente a la "falta de concentración" de los jugadores, que no supieron "reaccionar" a los tantos en contra y que acabaron por no llevar a cabo nada de lo trabajado durante la semana para frenar al conjunto madrileño.

"Cometimos los mismos errores que en El Alcoraz: falta de concentración y contundencia, nos mostramos como un equipo apático al que le meten un gol y se le viene el mundo encima. En la segunda parte, tras el tercero, fuimos una sombra, por lo que ahora toca cambiar esa imagen siendo un equipo más compacto y regular", ha analizado el cacereño.

Esa falta de "intensidad y orden" de la que habla el centrocampista es la que los azules esperan paliar ante el Nástic de Tarragona, equipo que llega al Tartiere en una muy buena racha -tres victorias en los últimos cuatro partidos- y del que Rocha guarda un gran recuerdo.

"Llegan en una línea ascendente, empezaron mal y no merecían ese bagaje de puntos tan pobre que llevaban. Viví tres años allí que fueron muy buenos, han perdido individualidades pero el secreto del año pasado el bloque, y lo sigue manteniendo", ha explicado el jugador azul.

Rocha ha reconocido que será un partido "muy especial" para él ya que desea ver al conjunto catalán en buenas posiciones a final de temporada pero sólo piensa en derrotar a un Nástic del de que, destaca, "el gran trabajo que hay detrás".

"No es fácil remontar el vuelo tras doce jornadas sin ganar, y eso es algo que habla muy positivamente sobre el grupo que tienen. El cuerpo técnico no bajó los brazos y los jugadores creyeron en lo que hacían, es un bloque peligroso", ha concluido el mediocampista.

Los azules han vuelto esta mañana con la única ausencia de Edu Bedia en una jornada que ha estado marcada por el accidente de aviación en el que han fallecido 75 pasajeros, entre los que se encontraba la expedición del Chapecoense brasileño, equipo del que procede el actual jugador del Real Oviedo Martín Alaniz.

El conjunto carbayón ha guardado un respetuoso minuto de silencio por las víctimas y sus familias, y en rueda de prensa el propio David Rocha ha querido extender los ánimos públicamente a su compañero Alaniz, especialmente afectado por la pérdida de los que, hasta esta temporada, eran sus compañeros.