El Comercio

Oviedo, 29 nov (EFE).- "Si presidir una gestora perjudica a Asturias, yo quiero un presidente que presida Asturias y vele por los intereses generales de los asturianos", ha afirmado hoy la líder regional del PP, Mercedes Fernández, tras considerar "inexplicable" que el Gobierno "no quiera" pactar el presupuesto con su partido.

En declaraciones a los periodistas, Fernández ha asegurado tener una sensación "muy triste" después de que el Gobierno no incorporara a su proyecto de presupuestos la propuesta del PP de suprimir el impuesto de sucesiones para los herederos directos, el único requisito de los populares para garantizar su apoyo a las cuentas.

A su juicio, la negativa del Gobierno a aceptar esta propuesta pese a que sólo reduciría la recaudación del Principado entre 35 y 40 millones de euros sobre una cuantía de 4.226 millones, el 0,8 por ciento, constata que el Ejecutivo "no quiere unos presupuestos aprobados con el PP" y reeditar así el acuerdo alcanzado en 2015.

"Un Gobierno debe buscar siempre el acuerdo y que el presupuesto entre en vigor el 1 de enero y eso es lo que está haciendo Rajoy", ha señalado la dirigente del PP, que ha defendido la actitud "clara" y "diáfana" de su grupo en la negación mantenida con el Gobierno.

Además, ha incidido en que un Ejecutivo como el de Javier Fernández, con el único respaldo de 14 de los 45 diputados de la Cámara, no considera "adecuado" aceptar una petición que sólo afecta al 0,8 por ciento del presupuesto para aprobarlo, "debe explicar" una postura que, a su juicio, resulta "inconcebible".

Según la presidenta de los populares asturianos, "el revés de la moneda" es "duro" para el PP dado que hay muchas políticas del Gobierno que no comparten, pero están dispuesto a sacrificarse "para que Asturias tenga un presupuesto aprobado".

Fernández ha hecho estas afirmaciones en Coaña, donde ha presentado la campaña informativa de su partido en defensa de la calidad de la sanidad pública en el la comarca occidental y, en particular, de la mejora del funcionamiento del hospital de Jarrio.

A su juicio, dicho centro era "un hospital de referencia en Asturias y fuera" al disponer de buenas instalaciones y de buen personal que le permitía dar respuesta adecuada a las necesidades de la población, pero ha ido perdiendo competitividad porque desde la Consejería "se le escatiman recursos materiales y de personal".

Para Fernández, el hospital de Jarrio debería contar con una UVI móvil y con un número suficiente de pediatras y médicos de atención primaria además de mejorar su dotación de personal para evitar "el reenvío permanente de los pacientes de unos centros a otros".

Además, ha incidido en que su partido se opondrá a los planes del Gobierno para fusionar las ocho áreas sanitarias existentes en Asturias que, ha subrayado, consistiría "en aplicar recortes" y ha defendido su continuidad para poder dar la atención precisa a la población asturiana dada su elevada dispersión por el territorio.