El Comercio

Oviedo, 30 nov (EFE).- Las comparecencias ante la comisión parlamentaria que investiga las listas de espera sanitarias finalizarán el próximo 1 de febrero con la presencia en la Junta General del consejero de Sanidad, Francisco del Busto, y sus dos antecesores en el cargo, Faustino Blanco y José María Navia-Osorio.

El cronograma para cerrar el calendario de comparecencias ha sido aprobado hoy por la comisión aunque el número de sesiones que restan por celebrar está condicionado a que la Junta habilite o no la fecha del 27 de enero para llevarlas a cabo, según ha informado el presidente de este órgano y diputado de Podemos, Andrés Fernández.

El parlamentario de la formación morada ha señalado además que su grupo ha trasladado a la comisión un informe del Servicio de Salud (SESPA) que "contradice" las afirmaciones realizadas durante su comparecencia por el jefe del servicio de Urología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), Ramón Abascal.

Según Fernández Vilanova, Abascal pudo incurrir en falso testimonio ante la comisión dado que el informe constata que, en contra de lo que afirmó, sí hay pacientes afectados por tumores que esperan más de quince días para ser intervenidos dado que la demora media se sitúa en 45 y en algunos casos se llega a 60, 120 ó 200.

A su juicio, dicho servicio del HUCA se caracteriza por su "descontrol" y ha mostrado su temor a que "se mire para otro lado porque hay compromisos políticos con quienes están generando estas disfunciones" en un departamento en el que Podemos ha denunciado un presunto trato de favor a dos altos cargos del Principado.

Esta situación, ha apuntado, se reproduce también en el "descontrol" existente en el gasto de los suministros de la sanidad pública derivada de "las relaciones de interés personales entre individuos que trabajan en el sistema y las casas comerciales".

De esta forma, ha añadido, se genera "un gasto desorbitado" en farmacia hospitalaria, prótesis o implantes que obliga ahora al Gobierno a recurrir a una política de "hechos consumados" al tramitar a finales de año un proyecto de ley de crédito extraordinario por 64 millones para financiar la sanidad.