El Comercio

Gijón, 30 nov (EFE).- El hombre de 32 años que ayer se entregó a la Policía Nacional tras haber matado a su madre en el domicilio familiar, ubicado en la parroquia rural gijonesa de Monteana, pasará mañana a disposición judicial, según han informado a Efe fuentes de la Guardia Civil.

El detenido se presentó a las 8:30 horas de ayer en las dependencias policiales para confesar que había asfixiado a su madre, cuyo cadáver fue localizado poco después por la Guardia Civil que lo trasladó a las instalaciones del Instituto Anatómico Forense, en Oviedo, para que le fuera practicada la autopsia.

El detenido, que aseguró a la Policía que anoche no podía dormir y que, tras matar a su madre, dio un paseo hasta la Comisaría del Natahoyo para entregarse, sufre, según los primeros indicios, un trastorno psicoafectivo y permanece en el cuartel de la Guardia Civil de Gijón a la espera de pasar a disposición judicial.