El Comercio

Oviedo, 30 nov (EFE).- La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Asturias afronta mañana la vista oral contra un hombre acusado de clavar un destornillador en el abdomen a su ex mujer en Carreño en 2014 para el que la Fiscalía pide una condena de un año de prisión por un delito de malos tratos en el ámbito familiar.

Según el Ministerio Público, el acusado inició el 15 de agosto de 2014 una discusión con su ex-esposa y cogió un destornillador de 24 centímetros de longitud con el que se dirigió hacia a la mujer, que salió corriendo pero fue perseguida por el procesado.

Cuando la alcanzó, según el relativo de la Fiscalía, la agarró fuertemente del brazo derecho y le clavo el destornillador en el abdomen unas cuatro veces aunque las heridas que le infringió no afectaron a ningún órgano vital.

A consecuencia de la agresión, la mujer sufrió lesiones para las que precisó de una primera asistencia facultativa y tardó en curar 14 días además de tener como secuelas cuatro cicatrices y trastorno adaptativo de tipo ansioso, no afectando a ningún órgano vital.

La perjudicada renunció toda indemnización que pudiera corresponderle y un mes después de la agresión el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 1 de Gijón acordó una Orden de Protección consistente en prohibir al procesado acercarse a la mujer a menos de 200 metros, ni comunicarse con ella por cualquier medio, medidas que estarán en vigor hasta que exista sentencia penal firme.

La Fiscalía pide además para el acusado la privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante tres años y la prohibición de aproximarse a la mujer a un distancia no inferior a 500 metros y de comunicarse por ella durante el mismo periodo.

También solicita que el procesado indemnice al Servicio de Salud (SESPA) por los gastos médicos ocasionados por la asistencia de la perjudicada con 60,17 euros más los intereses legales.