El Comercio

Oviedo, 30 nov (EFE).- Las mujeres españolas sólo denuncian el 8 por ciento de los casos de acoso de índole laboral o sexual en el trabajo por un 15 por ciento de la media en la Unión Europea.

La vicesecretaria general confederal de UGT, Cristina Antoñanzas, y el secretario general de UGT Asturias, Javier Fernández Lanero, han ofrecido una rueda de prensa en la que ha denunciado que la "precariedad" laboral de las mujeres, debido en muchos casos a sus contratos de tipo parcial, no les permite poder denunciar esta situación.

Antoñanzas, que ha indicado que estos datos se desprenden de una encuesta realizada por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo (Eurofound), ha participado en Oviedo en la jornada sobre "La violencia de género en el trabajo" organizada por el sindicato.

Ambos dirigentes sindicales han apostado por la consolidación de una pacto de Estado en contra de la violencia machista que tenga en cuenta el acoso que sufren las mujeres en el trabajo.

Antoñanzas ha afirmado que esta situación de precariedad y temporalidad de las mujeres ha propiciado que desde el inicio de la crisis el acoso sexual en el trabajo haya aumentado en un 40 por ciento, por un 43 por ciento el laboral.

Ha indicado que al sindicato acuden muchas mujeres para consultar sus situación de acoso que, a su pesar, habitualmente se resuelve dentro del ámbito de la empresa, cambiando a la agredida de su puesto de trabajo y sin que nadie se entere.

La dirigente de UGT ha dicho que "es muy complicado" que una mujer en situación de precariedad laboral denuncie una situación de acoso y ha indicado que ésta se produce en situaciones extremas, en muchos de los casos cuando la mujer se le acaba el trabajo.

"Lo único que quiere la mujer es salir de la empresa en la que está o, en casos extremos, ella misma se va del puesto de trabajo", ha recalcado.

A su juicio, es necesario que los trabajadores de recursos humanos, los empresarios y los sindicatos reciban información sobre como acometer una situación de acoso.

Por ello, ha apostado por la creación de protocolos en los que los interesados puedan recurrir para tratar de solucionar esta situaciones.

Por su parte, Fernández Lanero ha apostado por que la formación en igualdad se imparta en las escuelas, habilitando para ello a los profesores para tratar de paliar el machismo que todavía existe en España.

Por último, el líder de UGT en Asturias ha indicado que se ha de tratar de salvar la brecha salarial entre hombres y mujeres, facilitando a éstas su llegada a puestos de responsabilidad en las empresas.