El Comercio

Oviedo, 1 dic (EFE).- La Consejería de Sanidad cederá material sanitario del viejo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en buen estado de conservación pero que ha acabado su vida útil para renovar el equipamiento de los hospitales de la población saharaui refugiada en los campamentos de Tindouf, en Argelia.

El anuncio lo ha realizado el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, durante la reunión que ha mantenido con el ministro de Salud Pública del Gobierno Saharahui, Mohamed Lamin, al que ha asistido también responsables de Médicos del Mundo, organización que ha actuado como asesora del Ministerio de Salud Pública Saharaui.

El núcleo de los equipos entregados está formado por mobiliario clínico asistencial en perfecto estado de uso y se trata de camas, camillas de exploración, cunas, sillas, palos de gotero, negatoscopios, pulsioxímetros, archivadores y carros de curas.

En su mayoría consiste en equipamiento básico y de reutilización inmediata, tanto en el Hospital Nacional de Rabouni como en los cuatro regionales de las Wilayas.

El camión que transportará este cargamento se incorporará a la próxima caravana solidaria impulsada por la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo que parta del Principado.

El Gobierno saharaui planteó al Principado a finales de 2014 la posibilidad de recibir el material del viejo HUCA que no se pudiera reutilizar en centros asistenciales asturianos.

El listado fue elaborado por las autoridades sanitarias saharauis con el apoyo del personal de Médicos del Mundo en el terreno y fue canalizado por esta misma organización al Ejecutivo autonómico.

La selección de los equipos que viajarán a los campamentos de refugiados se llevó a cabo en el primer semestre de este año, una vez que las gerencias de las áreas sanitarias asturianas y otros centros y servicios asistenciales seleccionaron el equipamiento y el mobiliario del viejo HUCA más apto para sus necesidades.

Esta medida culmina el proceso de gestión de los bienes del viejo HUCA que comenzó con el reaprovechamiento de los materiales primero entre los centros del Servicio de Salud (Sespa), en otros de la propia administración y finalmente en otras instituciones públicas.

Este procedimiento ha permitido entregar casi 350 piezas de mobiliario a centros como el Instituto de Medicina Legal, la Facultad de Medicina, el Hospital de Jove, el Instituto Asturiano de Administración Pública Adolfo Posada, el Centro Integrado de Cerdeño o el Ayuntamiento de Llanera, entre otros.

Se trata de equipos informáticos, lámparas, básculas, armarios, sillas, cunas, estanterías, aspiradores, carros de transporte o bicicletas estáticas, entre otros, además de objetos singulares como un microscopio quirúrgico o respiradores mientras que el resto de materiales, ya sin valor, se adjudicó por subasta pública.

La sanidad pública asturiana mantiene varias líneas de apoyo a las personas asentadas en los campamentos saharahuis de forma que los hospitales del Principado prestan atención a pacientes evacuados de los campamentos por razones de salud, bien en régimen ambulatorio o de hospitalización.

La mayoría de estas personas se alojan en la casa de acogida que financia la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo y, además, los saharauis residentes en la región gozan de asistencia sanitaria a través del documento que facilita la Consejería para la atención a inmigrantes sin recursos.

Por su parte, los menores que visitan Asturias cada año con el programa Vacaciones en paz y sus monitores se someten a una revisión médica general y se actualiza su calendario vacunal.

Con la colaboración de Médicos del Mundo, la Comisión Médica de Medicina Interna y Endocrinología se desplaza además una o dos veces al año a los campamentos para atender a quienes lo necesiten.