El Comercio

Oviedo, 2 mar (EFE).- El Gobierno regional prevé incrementar el número de inspecciones a empresas que realiza para evitar que la nueva línea de ayudas para emprendedores habilitada este año acabe fomentando el incremento de los denominados 'falsos autónomos'.

Según ha admitido el consejero de Empleo, Francisco Blanco, la crisis económica de los últimos años ha generado un notable incremento del número de trabajadores en estas condiciones, fundamentalmente en sectores como la construcción.

No obstante, ha apuntado que las nuevas ayudas habilitadas en el presupuesto del Principado para 2017 son "equilibradas" y no generarán un aumento de este fenómeno dado que irán acompañadas de un aumento "ya previsto" de la actividad inspectora .

La iniciativa consiste en la concesión de una ayuda de 50 euros mensuales durante un año, por lo que tendrán una cuota cero a la Seguridad Social durante seis meses, el tiempo en que se benefician de la tarifa plana de 50 euros del Ejecutivo central.

En el semestre posterior, los autónomos seguirán recibiendo la ayuda de 50 euros al mes por lo que pagarán 83 euros mensuales a la Seguridad Social dado que el Gobierno central reduce en este período un 50 por ciento la cuota mensual a la misma.

El consejero se ha referido a esta cuestión en su respuesta a una pregunta del diputado de IU Ovidio Zapico, que ha asegurado sentirse "desilusionado" con el Gobierno regional por la adopción de una medida que supone implantar en Asturias "las políticas neoliberales del señor Garicano", uno de los ideólogos de Ciudadanos.

Según Zapico, iniciativas de este tipo, aunque permitan reducir las cifras de desempleo, generan precariedad y contribuyen a que los empresarios se liberen del pago de cuotas a la Seguridad Social, de las vacaciones o de las pagas extra por lo que ha emplazado al consejero de Empleo "a abandonar la senda neoliberal".

El parlamentario de IU ha señalado que, según los datos de la Consejería, unas 3.400 personas podrían beneficiarse de estas ayudas y ha exigido del Gobierno que haga un seguimiento individualizado en colaboración con la inspección de trabajo estatal para constatar si todos ellos son "autónomos reales o falsos autónomos" y, de esta forma, "perseguir, limitar y erradicar este fraude".