Oviedo, 20 mar (EFE).- La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, ha asegurado hoy que desde Asturias no se harán "trampas" en relación a la plaga de la polilla guatemalteca de la patata, sobre la que ha asegurado que el Gobierno regional dirá "exactamente lo que esté pasando".

"Vamos a verificar sobre el terreno lo que sucede y tomar las medidas apropiadas sin ningún tipo de temor a equivocarnos", ha afirmado Álvarez, que ha abundado que las iniciativas a aplicar están recogidas en un real decreto ministerial, por lo que son de "obligado cumplimiento".

Así lo ha manifestado la responsable de Desarrollo Rural, que ha asistido esta mañana a la reunión de la Mesa del Sector Lácteo del Principado.

A su juicio se trata de las medidas que los expertos entienden que hay que poner en marcha para intentar detener el avance de una plaga "no sencilla", en referencia a las iniciativa que se conocen como "efectivas" al prohibir la siembra, la comercialización y la venta de las patatas en los concejos en los que está declarada.

Además, ha apuntado la necesidad de establecer medidas de control en las zonas que rodean a los puntos donde radica la plaga y hacer un seguimiento muy exhaustivo de la evolución.

Ha señalado que la fase actual se sitúa en la retirada de la semilla que hubieran comprado los almacenistas que la venden a los productores, mientras que el levantamiento de cultivos y la destrucción de lo sembrado "vendrá a continuación".

El director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, ha señalado que este momento se están volcando los datos geográficos obtenidos, y se plantea ir a visitar uno a uno los afectados para verificar las superficies afectados, que pdorían alcanzar entre 500 y 1.200 pequeñas parcelas que no sumarán más de 800 ó 1.000 hectáreas, "pero que están ahí".

Junto a la visita individualizada a cada uno de los productores afectados, ha concluido que ahora "se concentran los esfuerzos en los almacenes".