Oviedo, 20 abr (EFE).- El consejero de Educación, Genaro Alonso, ha asegurado hoy que su departamento aplicó el criterio "más favorable" para mantener unidades abiertas en la renovación de los conciertos con centros privados para los próximos cuatro años.

Alonso ha incidido en que el "brutal" descenso de población sufrido por Asturias ha hecho que, desde el anterior proceso llevado a cabo en el curso 2013/2014, la enseñanza pública haya perdido 70 unidades y se hayan cerrado 30 centros rurales y once colegios.

El consejero ha respondido así en el pleno de la Junta General a una pregunta del portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, sobre la decisión de la Consejería de suprimir 34 unidades en 23 colegios concertados de once concejos, una decisión pendiente de convertirse en definitiva cuando se tramiten las alegaciones de los centros.

Alonso ha defendido "el derecho y el deber" de la Consejería de planificar el sistema educativo y ha subrayado que, en el caso de la enseñanza pública, se ha procedido de un modo similar planteando el cierre de unidades en un momento en el que todavía no está cerrado el periodo de matrícula que concluirá en el mes de junio.

A su juicio, el Gobierno ha actuado "con generosidad" en el caso de la enseñanza concertada dado que ha mantenido aulas en centros que, pese a no cumplir las ratios exigidas, tuvieran características específicas como el hecho de ser la única oferta privada en una localidad o que los centros fuesen gestionados como cooperativas.

Por el contrario, según el portavoz de Ciudadanos, la Consejería ha actuado "de forma unilateral y un tanto prepotente" al fijar la supresión de unidades antes de conocer los datos reales de matrícula y sin contar con la colaboración de todos los agentes implicados.

García ha incidido además en que esta medida podría conllevar la pérdida de hasta cuarenta empleos entre los profesores de los centros concertados para los que ha planteado la posibilidad de incorporarlo a las listas de docentes interinos de la red pública.

Alonso ha rechazado esta posibilidad tras advertir de que no se puede establecer una comparación entre los interinos de los centros públicos y el profesorado de los privados concertados dado que los requisitos que han tenido que cumplir unos y otros para acceder al empleo "no tienen nada que ver".

"Los interinos de la pública sí son funcionarios y los hay que se quedan sin trabajar todo el año si no hay suficientes horas en su materia, pero nadie reclama su defensa", ha advertido antes de incidir en que, en cualquier caso, su recolocación correspondería a los titulares de los centros o las dos patronales de la concertada.

En este sentido, ha recordado que desde el año 2000 existe un compromiso de mantenimiento del empleo en el sector que la Consejería intentará renovar mediante el acuerdo con sindicatos y patronal para que se aplique desde el inicio del próximo curso.