El Comercio

Oviedo, 20 abr (EFE).- La consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, ha advertido hoy de que atribuir el incremento en el número de renuncias a herencias que se producen en Asturias al impuesto de sucesiones que se paga en el Principado es un argumento que "no se sostiene" dado que los datos "no avalan" dicha afirmación.

Carcedo ha recordado que, según los datos Consejo General del Notariado, el porcentaje de renuncias a herencias en Asturias entre 2015 y 2016 se incrementó en un 0,62 por ciento, el más bajo del conjunto de España donde se registró una subida del 3,21 por ciento.

A su juicio, tras un periodo de crisis vinculada a la burbuja inmobiliaria, en muchos casos las herencias arrastran cargas hipotecarias "evidentes" para los herederos, un factor que se añade al hecho de que haya mayores dificultades para vender una vivienda.

"¿Por qué si la causa fundamental es el impuesto de sucesiones comunidades con una fiscalidad más baja como Murcia o Galicia tienen un incremento de las renuncias a las herencias superior?", se ha preguntado la consejera en su respuesta a una pregunta en el pleno de la Junta General del diputado de Foro Pedro Leal.

Tras recordar que con la nueva rebaja del impuesto de sucesiones sólo el 1 por ciento de los herederos pagará el tributo, Carcedo ha lamentado que para Foro sólo exista una causa -la de la presión fiscal del Principado- para justificar las renuncias a herencias "y les da lo mismo lo que digan expertos o técnicos de Hacienda".

Por el contrario, para el parlamentario forista, los datos del Consejo General del Notariado reflejan que el 16 por ciento de los herederos -1.635 personas- renunciaron a ese legado en 2016 en Asturias, el triple que hace una década, y que dicho porcentaje se sitúa seis puntos por encima de la media nacional.

Según Leal, "las deudas, la crisis o la burbuja inmobiliaria" no sirven como "pretexto" para justificar estos datos que reflejan, a su juicio, la existencia de una fiscalidad "insostenible" en Asturias y un impuesto de sucesiones "injusto, abusivo, inmoral y confiscatorio".