Oviedo, 20 abr (EFE).- La consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, y el presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, han renovado hoy su convenio de colaboración hasta el 2021, con el objetivo de garantizar la supervivencia de esta especie en peligro de extinción.

Álvarez ha asegurado que el proceso de recuperación que ha experimentado el oso pardo, que lleva 30 años en peligro de extinción, no es fruto de la casualidad, sino del trabajo realizado por la Administración, las asociaciones como la Fundación Oso Pardo y la población local.

También ha destacado la necesidad de reeditar este convenio a la hora de manejar situaciones de riesgo, como el acercamiento de estos animales a zonas pobladas o los problemas que puedan surgir con ganaderos, cazadores y demás agentes que puedan verse afectados por la especie.

Los últimos datos que maneja la consejería corresponden al año 2015, y contabilizan un total de 40 osas y 64 crías en la cordillera cantábrica, de las cuales 27 osas y 42 crías estarían en territorio asturiano.

Por su parte, Palomero, se ha mostrado muy satisfecho por renovar este convenio de cooperación cuatro años más, y ha manifestado que la Fundación hará todo lo que esté en sus manos para lograr una convivencia pacífica entre la población y los osos pardos.

Ambos han coincidido en que este convenio no supone una carga económica para la administración, sino que resalta el afán de cooperación para ayudar a una de las especies "más emblemáticas" de Asturias.