Oviedo, 20 abr (EFE).- El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, ha señalado que, aunque todavía no se puede hablar de las posibles causas de la oleada de incendios forestales que afecta desde ayer a Asturias, la estadística de 2016 refleja que un porcentaje "elevadísimo" fueron provocados.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Junta General, Martínez ha incidido además, respecto a la posibilidad de que influya el cambio normativo que permite el pastoreo en terrenos quemados, que los acotamientos que hasta ahora se llevaban a cabo no pudieron evitar los incendios registrados en años anteriores.

El consejero ha recordado que el Principado mantiene el nivel 5 de prohibición de quemas lo que incluye sanciones para quienes las lleven a cabo y que el Plan de Incendios se activó ayer cuando sólo había cinco fuegos activos pero las previsiones meteorológicas hacían previsible que el número de focos se incrementara.

Esta mañana están trabajando en la extinción de los incendios dos helicópteros del Principado a los que se han incorporado otros cuatro medios aéreos del Estado para combatir una situación que es "especialmente preocupante" en el suroccidente dada la extensión de los incendios declarados en concejos como Ibias o Allande.

Martínez ha apuntado que la lucha contra los fuegos registrados en Villalaín (Allande) y Valvaler (Ibias) resultó difícil para los equipos de extinción durante la pasada madrugada en la que el viento llegó a soplar a más de cien kilómetros por hora y las llamas llegaron a situarse a cincuenta metros de ambas localidades.

Esta circunstancia obligó a realizar cortafuegos para defender los dos núcleos de población de unas llamas que, aunque afecten sólo a matorral, la fuerza del viento hace falta extremar las precauciones para no que se propaguen a través de las copas de los árboles o de las pavesas a las zonas cercanas al foco del fuego.

Ante la virulencia de estos incendios el Gobierno ha optado por elevar a nivel 1 el Plan de Incendios en Villalaín y Valvaler -frente al nivel 0 del resto de la región- al existir riesgo para bienes y para personas por su cercanía a núcleos de población.