Avilés, 21 abr (EFE).- CCOO ha acusado hoy al Gobierno Local de Castrillón, de IU, de "incrementar la presión, los malos modos y las faltas de respeto con amonestaciones públicas, en un intento por amedrentar a los trabajadores del Patronato Municipal de Actividades Culturales (PMAC)".

Este sindicato ya había denunciado hace dos meses el malestar entre el personal del Patronato por ese trato que asegura que recibe del Gobierno Local y había pedido el establecimiento de una mesa de diálogo para subsanar esos problemas.

"Después de dos meses, ni la alcaldesa, ni ningún concejal, se han puesto en contacto con el delegado de personal ni con CCOO de Asturias para abrir una mesa de dialogo que subsanara las nefastas relaciones que mantiene el gobierno local con los trabajadores del Patronato y afrontara, con voluntad de resolverlas, las graves denuncias presentadas", sostiene la central.

Muy al contrario, CCOO considera que se ha incrementado la presión, "hasta tal punto que el director del Patronato ha pedido amparo al delegado de personal por un trato recibido del concejal de Cultura que se puede calificar, como mínimo, de inadmisible".

Según este sindicato, ni se facilita la conciliación familiar, ni se han dado respuestas a escritos presentados por el delegado de personal, mientras los expedientes abiertos a dos trabajadores "se encuentran en el limbo, tras denigrar el buen hacer de estos dos compañeros".

"Ni siquiera se ha dado cumplimiento a sentencias firmes desde hace meses, por lo que se ha tenido que solicitar ante el juzgado la ejecución de sentencia que el grupo del gobierno local de IU incumple", asegura CCOO.

El sindicato asegura que no va a permitir estos hechos, "ni consentir de ningún modo un ambiente de trabajo con amenazas, coacciones o presiones sobre los trabajadores".

En este sentido, ya se han presentado tres denuncias ante Inspección de Trabajo y los servicios jurídicos de CCOO estudian una demanda por presunta persecución sindical.