Oviedo, 21 abr (EFE).- La Junta General del Principado se ha posicionado hoy, con el voto en contra del PP y Foro, a favor de la puesta en marcha de la Variante ferroviaria de Pajares con un ancho de vía que permita tanto el tráfico de viajeros como de mercancías.

Sin llegar a mencionar en ningún momento si debe ser ancho ibérico o internacional, la moción presentada por IU insta al Consejo de Gobierno a liderar "una defensa firme de un ancho de vías en la variante de Pajares que permita el tráfico de mercancías".

Asimismo exige al Gobierno central una inversión mayor en los presupuestos de este año para las infraestructuras asturianas, que se garantice la financiación europea y que se cree una comisión técnica para el seguimiento del proyecto y la ejecución de la obra para garantizar la circulación de mercancías por la variante.

Según el diputado de IU Ovidio Zapico, Asturias necesita que tanto las mercancías como los pasajeros puedan circular con seguridad por el nuevo trazado y dejar atrás el trazado decimonónico del puerto de Pajares por el que la nueva planificación del Gobierno prevé seguir haciendo circular las mercancías tras invertir 145 millones de euros en su mejora en los próximos años.

"No se puede condenar a las mercancías a que sigan ancladas en el siglo XIX a cambio de que los viajeros ganen poco más de cinco minutos", ha afirmado el diputado de IU al defender el ancho ibérico en los túneles de Pajares frente al retraso de cuatro años que, ha subrayado, supondrá el cambio de vías al ancho internacional.

Por contra, la presidenta de Foro, Cristina Coto, ha acusado a IU de falta de valentía por no pedir claramente el ancho ibérico en su iniciativa porque, en su opinión, es "un ancho que no quiere nadie en España, pero que la izquierda más reaccionaria reivindica en Asturias en una excursión al ridículo".

En su opinión, el ancho ibérico convertirá a Asturias en una excepción e impedirá la percepción de ayudas europeas porque es una exigencia de la UE y el ancho internacional es inseparable de la alta velocidad.

Asimismo ha asegurado que hay tecnologías que permiten que los trenes de mercancías puedan circular por ancho internacional por los túneles de Pajares.

En términos similares se ha expresado el popular Luis Venta, que ha denunciado la existencia de un frente de izquierdas que quiere dejar a Asturias "en la segunda división por lo civil o por lo criminal" al amenazar con pedir la devolución de las ayudas europeas si la variante no se hace con ancho ibérico.

"Es una trampa hipócrita y dañina para los intereses de los asturianos que persigue que no tengan la alta velocidad como tienen decenas de ciudades españolas", ha afirmado el portavoz del PP que ha advertido que PSOE, IU, Podemos y Ciudadanos deberán explicar por qué quieran dar prioridad a las mercancías a los ciudadanos y adulterar el proyecto de la variante.

La socialista Dolores Campillo ha afirmado que debe dejarse al margen la mala fe y los engaños en este tema y ha afirmado que el futuro de un millón de habitantes no puede estar condicionado por intereses partidistas de la derecha asturiana.

En su opinión, al margen de cuestiones técnicas, lo que sí está claro es que impedir ahora el tráfico de mercancías por la variante sólo va a beneficiar en el futuro a los inversores privados.

"Esto es un soberano paripé para tapar un nuevo retraso en la apertura de los túneles hasta 2021, como poco, porque pueden encontrarse nuevos retrasos tras las elecciones que habrá en esa fecha", ha afirmado el diputado de Podemos Héctor Piernavieja, que ha asegurado que ningún político ha dicho hasta ahora la verdad y ha exigido una auditoría fiable que diga lo que pasa con esos túneles.

El parlamentario morado, sin embargo, ha afirmado que es un auténtico despropósito cualquier solución que no contemple el tráfico de mercancías y viajeros y que, para que puedan hacerlo por ancho internacional, aún tienen que pasar bastantes años por lo que debería instalarse el triple hilo o traviesas polivalentes.

El portavoz de Ciudadanos, Nicanor García, ha dicho que no se puede permitir que se abra uno o dos túneles sin que pasen por ellos los trenes de mercancías y pasajeros porque sería un despilfarro y un sinsentido tras una inversión de 3.500 millones de euros.

Para García, hay que buscar un acuerdo político básico y alejado de extremismos que puede pasar por la instalación de traviesas polivalentes en uno de los túneles para permitir ahora el paso de mercancías con ancho ibérico y, en el futuro, por ancho internacional.