Gijón, 21 abr (EFE).- El Sporting se juega mañana en el campo de Osasuna buena parte de sus opciones de permanencia en Primera en un encuentro en el que el entrenador rojiblanco Joan Francesc Ferrer, Rubi, recupera a Douglas y Burgui lo que le permitirá presentar su equipo más competitivo.

Técnico y jugadores coincidieron esta semana en afirmar que este es el partido más importante de la temporada en una semana con tres encuentros en seis días que va a aclarar mucho el futuro inmediato de los gijoneses.

Douglas se perdió las dos últimas jornadas por una lesión mientras que Burgui no pudo jugar la pasada ante el Real Madrid por acumulación de tarjetas aunque tampoco hubiese podido hacerlo ya que es un jugador cedido y tiene una cláusula que lo impedía.

Como suele ser habitual, los dos últimos entrenamientos han sido a puerta cerrada, pero el técnico reconoció que iba a haber pocos cambios más allá de la vuelta de Douglas y Burgui, que entrarían por Lillo e Isma López, lesionado el primero y sancionado el segundo.

El entrenador del equipo gijonés está sorprendiendo en las últimas jornadas con cambios de jugadores o incluso de esquema táctico si bien parece que en esta ocasión se inclinará por el equipo con el que mejor jugó y que más puntos sumó en las últimas jornadas.

Rubi tiene algunas bajas ya que no puede contar con Lillo y Traoré por lesión e Isma López por sanción, pero con el resto de a plantilla disponible previsiblemente ninguno de los tres sería titular.

El juego del Sporting pasa en las últimas jornadas por lo que pueda ofrecer Mikel Vesga, en gran momento de forma y fue protagonista de los dos goles que los rojiblancos marcaron la pasada jornada al Real Madrid, el primero con un gran pase y anotando el segundo de cabeza.

Para Rubi, el Osasuna está también ante su última oportunidad ya que de perder diría prácticamente adiós a la categoría pero llega a este partido con muchas bajas de lo que los rojiblancos esperan poder aprovecharse.

El Sporting estará respaldado en el campo por varios cientos de aficionados pero muchos menos de los que inicialmente tenían la intención de desplazarse a Pamplona pero la mayoría no pudieron hacerlo ya que el Osasuna sólo envió a Gijón 500 localidades.

Aparte de los lesionados en la convocatoria no figuran por decisión técnica Lora, Ndi y Borja Viguera y Rubi tendrá que descartar a dos jugadores, uno de ellos previsiblemente el tercer portero Whalley.