El Comercio

A Coruña, 8 may (EFE).- Los extrabajadores de la Fábrica de Armas de A Coruña se han adherido a la denuncia de sus compañeros de Trubia (Asturias), que esperan que la Comisión Europea decida si sus despidos fueron legales.

Los 55 antiguos empleados de la factoría de General Dynamics han enviado una carta a la Unión Europea, que ha sido hoy admitida a trámite.

A esta reclamación se han adherido los exempleados de la Fábrica de Armas de A Coruña, en concreto los 68 que acumulan casi cuatro años de movilizaciones para defender sus puestos de trabajo.

Los trabajadores de Trubia apelan a la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, pues consideran que se han podido violar varios derechos.

En concreto, citan el "derecho a la información y consulta de los trabajadores de la empresa" y también el "derecho a la tutela judicial efectiva y a un juez imparcial".

Apelan también la garantía de "protección en caso de despido injustificado", que dice que "todo trabajador tiene derecho a una protección en caso de despido injustificado, de conformidad con el derecho comunitario y con las legislaciones y prácticas nacionales".

Los antiguos trabajadores, despedidos por General Dynamics cuando se cerraron las factorías, exigen que se examinen una serie de factores que creen que no se respetaron en sus ERE, según informan a través de un comunicado.