El Comercio

Oviedo, 18 may (EFE).- Un informe elaborado por técnicos de la Consejería de Cultura ha descartado cualquier posibilidad de plagio en el proyecto de restauración que se está llevando a cabo en el Arca Santa de la Catedral de Oviedo tras la denuncia presentada en este sentido por el restaurador vallisoletano José Luis Alonso.

Durante la presentación de la evolución de los trabajos iniciados en marzo y que concluirán en julio, el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, ha mostrado su "irritación" cuando se pone "en entredicho" el proyecto elaborado por la restauradora del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), Paz Navarro, una de las mayores especialistas internacionales en orfebrería.

Según Domínguez, su departamento no tiene constancia de que dicho restaurador haya acudido a los tribunales, más allá del emplazamiento remitido por sus abogados a la Consejería en el que pedían paralizar los trabajos por el supuesto plagio, una solicitud que no fue atendida por la administración autonómica.

El informe elaborado por su departamento, ha subrayado, concluye que la propuesta de intervención de Alonso y el proyecto de Navarro que lleva a cabo el Cabildo catedralicio en colaboración con el IPCE y con la Consejería de Cultura, competente en materia de patrimonio asturiano, "no tienen nada que ver".

Se trata, según Domínguez, de dos documentos "absolutamente independientes y antagónicos en aspectos sustanciales" de forma que el de Navarro plantea "una intervención ejemplar" y cuenta con rigurosos estudios previos mientras que el de Alonso "no puede considerarse un proyecto técnico" para acometer la restauración.

La redacción del proyecto y la supervisión de su desarrollo fue encomendada por el Cabildo de la Catedral, propietario del Arca Santa y que asume el coste de la intervención, al IPCE en colaboración con el Principado de Asturias y posteriormente su ejecución fue adjudicada a la empresa Talleres de Arte Granda.