El Comercio

Avilés, 19 may (EFE).- Los trabajadores de la empresa Dragados, auxiliar de ArcelorMittal, han decidido endurecer las movilizaciones planteadas para exigir la subrogación de sus puestos de trabajo con una jornada de paro convocada para el próximo 25 de mayo.

La plantilla de Dragados que desempeña la tarea de mantenimiento en las instalaciones de ArcelorMittal en Asturias está preocupada especialmente por los 36 trabajadores eventuales que tienen contrato por obra.

El contrato de Dragados con ArcelorMittal finaliza el 30 de junio y para este grupo de trabajadores se abre la incertidumbre de si la nueva contrata, Espina Obras Hidráulicas SA, subrogará o no sus empleos.

"Nosotros queremos que se reúnan todas las partes y que se produzca una transición tranquila y progresiva de trabajadores y medios", ha explicado a Efe el presidente del comité de empresa, Miguel Ángel Díaz.

Los trabajadores apelan a los llamados acuerdos de Oviedo que regulan los contratos de las empresas auxiliares de Asturias, que recogen la obligación de subrogar a los trabajadores en estos casos para garantizar la estabilidad laboral del sector.

Los empleados han protagonizado hoy una concentración de protesta en la entrada de la factoría de Veriña donde han explicado el conflicto que tienen con la empresa Espina Obras Hidráulicas SA, la nueva adjudicataria de los contratos con ArcelorMittal, y que, según aseguran, "pretende no respetar la subrogación de la plantilla, despidiendo a 50 trabajadores".

Además de las concentraciones programadas en distintos lugares y días, como la de hoy, la plantilla está convocada para una jornada de huelga el próximo 25 de mayo, tras la que celebrarán una asamblea para decidir otras posibles acciones en caso de que sus reivindicaciones no sean atendidas.