El Comercio

Zaragoza, 19 may (EFE).- El Real Zaragoza espera que mañana, en el enfrentamiento que mantendrá contra el Real Oviedo en terreno asturiano, sea la oportunidad definitiva para obtener una victoria que le permita rozar la salvación.

El equipo aragonés suma tres jornadas sin ganar, con dos derrotas contra Getafe y Reus y un empate frente al Cádiz, en las que una victoria le habría dejado prácticamente en las puertas de la permanencia, algo que el club maño espera que ocurra mañana en el Carlos Tartiere, a la cuarta oportunidad que va a tener para conseguirlo y sumar 50 puntos.

Al conjunto que dirige César Láinez se le escapó la victoria la pasada jornada contra el equipo andaluz en el minuto 90, algo que no es nuevo porque esta temporada se ha repetido en numerosas ocasiones, tanto con Luis Milla como con Raúl Agné, sus antecesores en el banquillo.

El Real Zaragoza sigue teniendo como asignatura pendiente su fragilidad defensiva, ya que es el segundo más goleado tras el colista, Mirandés, y esa es una de las metas del equipo, evitar encajar goles, especialmente tras el descanso que es cuando más recibe.

Gestionar los últimos minutos de los partidos cuando se va por delante en el marcador se ha convertido en prioritario por parte de César Láinez para evitar que se convierta en una psicosis, pero sobre todo para que deje de ser una sangría.

Aunque la marcha zaragocista en los tres últimos partidos no es que invite especialmente al optimismo, hay convencimiento de que se pueden lograr los tres puntos ya que la trayectoria del conjunto carbayón, con dos puntos sumados de quince posibles en los últimos cinco encuentros y la necesidad de victoria para regresar a puestos de Promoción, podrían suponer un factor de ansiedad y ser favorable para los intereses del conjunto maño.

Además, el Real Zaragoza está teniendo un buen comportamiento fuera de casa desde la llegada de Láinez ya que desde que tomó posesión del banquillo ha ganado dos partidos lejos de La Romareda (Elche y Mirandés), empatado otro (Almería) y perdido solo uno (Reus).

Para este encuentro el preparador zaragocista cuenta con las bajas por lesión de Wilk y Dongou, y de Bagnack por compromisos internacionales con su selección, y recupera a Cani, sancionado frente al Cádiz.

Con respecto a la alineación que Láinez puso en juego frente al equipo andaluz podría entrar como titular Isaac en el lateral derecho, en lugar del suizo-venezolano Feltscher, y con la vuelta de Cani cuatro jugadores (el propio Cani, Lanzarote, Xumetra y Pombo) se disputan los dos puestos de banda en el centro del campo.

Alineación probable: Ratón; Isaac, Marcelo Silva, José Enrique, Cabrera; Zapater; Lanzarote o Xumetra, Javi Ros, Edu Bedia, Pombo o Cani; y Ángel.

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité Andaluz).

Campo: Carlos Tartiere.

Hora: 21.00.