El Comercio

Oviedo, 19 jun (EFE).- El propietario de un club de alterne de Carreño se enfrenta a una pena de 19 meses de cárcel por un presunto delito contra los trabajadores por tener trabajando a nueve chicas en su establecimiento sin estar dadas de alta en la Seguridad Social.

Según la versión del fiscal, el 6 de junio de 2015, en el curso de una inspección en materia de empleo y seguridad social efectuada por la Inspección de Trabajo junto con miembros de la Brigada de Extranjería de la Policía Judicial de Gijón, se pudo comprobar que el acusado regentaba el club de alterne Teclas, en Carreño, y tenía empleadas en su local a nueve mujeres, todas ellas en situación regular y con tarjeta de residencia, sin estar dadas de alta en la Seguridad Social.

El juicio por estos hechos tendrá lugar el próximo día 23 de junio en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Gijón.