El Comercio

Oviedo, 16 jul (EFE).- El presidente del Principado, Javier Fernández, ha asegurado que "sin duda" agotará la actual legislatura porque no tiene intención de "someter a los asturianos a aventuras insensatas" ni de "especular con sus intereses por un cálculo puramente personal o político".

En una entrevista concedida a La Nueva España, Fernández ha apuntado que en caso de adelanto electoral, "por rápido que fuese", no habría Gobierno hasta finales de año y en marzo de 2019 habría que convocar nuevos comicios.

Fernández, quien ha dicho que tampoco contempla un relevo, ha insistido en su ofrecimiento de diálogo a Podemos e IU con el objetivo de sacar adelante unas leyes "empantanadas" y un presupuesto.

Pese a reconocer "dificultades objetivas" para conseguirlo, ha remarcado que su deseo es el de "un acuerdo progresista, por la izquierda", frente a la posibilidad de buscar un acuerdo con el PP.

Respecto a su próximos relevo al frente de la Secretaría General de la FSA-PSOE, Fernández ha expresado su deseo de distanciarse de los dos precandidatos, José María Pérez y Adrián Barbón, para que sea la militancia la que decida.

No obstante, sí se ha mostrado partidario de recuperar el modelo de bicefalia en la FSA porque "el partido necesita tener un secretario general con dedicación" con la separación entre el partido y el poder institucional.

Fernández también se ha referido a la situación nacional del partido para afirmar que "ha pasado su primer, que es el de los militantes" y advertir de que "todavía más importante y más decisivo es el segundo, el de los votantes".

El dirigente de los socialistas asturianos, que ha apostado por que el partido haga "un discurso que vaya más allá del que esperan los convencidos", ha subrayado la necesidad de evitar "un cisma entre militantes y dirigentes, entre el presente y el pasado, y entre el norte y el sur", cuestiones "claves para que de todo este proceso surja un partido socialista que se adapte a las nuevas exigencias de la sociedad".

Javier Fernández, quien dirigió la gestora del PSOE, ha subrayado que el partido "puede y debe tener más cohesión".