El Comercio

Avilés, 1 ago (EFE).- Agentes de la Policía Nacional han detenido a tres personas que formaban parte de un clan familiar dedicado al hurto de teléfonos móviles, bolsos y otros efectos en establecimientos comerciales del centro de Avilés y que estaba generando inquietud entre los comerciantes por el alto valor de lo sustraído.

Según las víctimas, el valor de lo sustraído podía llegar incluso a superar los dos mil euros.

Miembros de la Brigada de Policía Judicial iniciaron la investigación a principios del mes de julio cuando se detectó un incremento de estos hechos delictivos que tenían en común el modus operandi y la descripción física de los supuestos autores.

Los detenidos actuaban de forma organizada, buscando personas que, con motivo de las compras que realizaban, desatendían el control sobre sus pertenencias.

Fruto de la labor policial y la colaboración ciudadana, se pudo localizar el piso donde se escondía el clan mientras permanecía en Avilés y a la detención de un varón y dos mujeres.

Se recuperaron diversos efectos que fueron devueltos a sus legítimos propietarios, mientras continúan las pesquisas sobre otros efectos que pudieran llevar al esclarecimiento de nuevos hechos cometidos por este clan.

Varios de los componentes del grupo son naturales de otras provincias y algunos de ellos tenían antecedentes policiales por la comisión de hechos similares.

Una vez prestaron declaración en Comisaría y finalizadas las oportunas diligencias, los detenidos fueron puestos a disposición del juzgado de guardia de Avilés.