El Comercio

Oviedo, 1 ago (EFE).- Matemáticos asturianos y franceses han diseñado un algoritmo que permite analizar la incertidumbre asociada a las técnicas de imagen geofísicas que se utilizan para estudiar la estructura del subsuelo y que permitirán estudiar y descubrir nuevas cavidades.

El estudio ha sido realizado por el Grupo de Problemas Inversos, Optimización y Aprendizaje Automático del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Oviedo, en colaboración con investigadores franceses del Grupo I2-CNRS de la Universidad de Burdeos.

Con esta investigación se ha logrado determinar la estructura geológica y geofísica de la cueva francesa de Lascaux, referencia del arte paleolítico y rupestre, que según muestran las conclusiones del estudio podría tener continuaciones interiores hasta ahora desconocidas, informa la Universidad de Oviedo.

La técnica utilizada para estudiar Lascaux ha sido la tomografía eléctrica, consistente en la inyección de corrientes en el subsuelo y se mide en la superficie los potenciales que se generan.

A partir de estos datos es posible obtener una imagen de la estructura geo-eléctrica del subsuelo.

Esta técnica posee muchas aplicaciones geotécnicas y medioambientales, como por ejemplo la monitorización de efectos de intrusión salina en acuíferos costeros sometidos a sobreexplotación, o la monitorización de vertederos, en las que ambos grupos llevan colaborando desde 2006.