El Comercio

La Granda , 1 ago .- El director de la empresa Biópolis, Daniel Ramón Vidal, ha indicado hoy en la Escuela de Verano de La Granda, en Gozón, que el futuro de la industria alimentaria pasa por los criterios de salud y sostenibilidad como factores fundamentales para su desarrollo.

Biópolis es una empresa dedicada a la búsqueda de soluciones biotecnológicas para la industria alimentaria, química y farmacéutica.

Su director ha participado en el curso organizado por La Granda bajo el epígrafe de "Los grandes retos de la innovación tecnológica en los próximos 10 años", y la coordinación del director de la Escuela Politécnica de Gijón, Juan Carlos Campo.

El trabajo de Daniel Ramón Vidal está especialmente focalizado en el binomio alimentación y salud, dirigido a una sociedad global que avanza hacia la inversión de la pirámide poblacional, con un aumento considerable del número de personas mayores y donde las mujeres quedan embarazadas casa vez más tarde.

"Todo esto lleva a una serie de oportunidades en el sector alimentario que es donde nosotros estamos intentando trabajar", ha declarado el investigador.

El ponente ha explicado que hay varios factores que mueven el futuro de la alimentación, empezando por la sostenibilidad, es decir, ser capaces de producir más para mucha más gente, "y eso implicará no esquilmar tanto los recursos naturales y desperdiciar menos".

Sobre el futuro de la investigación en España, en su opinión, lo que falla es poner en contacto lo público con los privado, "porque científicos excelentes los hay, empresas excelentes también, y lo que no hay es un sistema que les haga hablar de forma directa a ambos, que es lo que genera, al final, productos en el mercado con una base tecnológica".

Daniel Ramón Vidal ha indicado que el consumidor demanda cada vez más productos más naturales y otros que satisfagan curiosidades culturales, "donde nadie puede negar el avance que han tendido los alimentos exóticos provenientes de otras regionales del planeta".

El ponente ha destacado el papel de España en la escena internacional, por tener "un buen nivel de investigación y un sector agroalimentario muy potente, que es un porcentaje muy importante del PIB del país" y por ello ha considerado que es uno de los lugares llamados a hacer cosas interesantes en este campo en un futuro.