El Comercio

Avilés, 2 ago (EFE).- Una embarcación ha localizado en aguas cercanas a Luarca los restos de la tortuga caretta caretta que días atrás había sido trasladada por el Gobierno del Principado al Oceanográfic de Valencia para su recuperación.

La tortuga en cuestión había sido avistada viva en Candás y posteriormente trasladada al Acuario de Gijón para luego ser enviada a Valencia para su cuidado y recuperación.

"Se la llevan para recuperarla en Valencia y no se les ocurrió mejor cosa que trasladarla de nuevo a Asturias, cuando se trata de una tortuga que tiene especial incidencia en el Mediterráneo y que en las aguas asturianas es totalmente ocasional", ha indicado el presidente de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (CEPESMA), Luis Laria.

El CEPESMA recibió ayer al mediodía un aviso de una embarcación que había localizado una tortuga flotando en aguas de Los Negros, entre Luarca y Cudillero.

Una vez trasladado el cadáver del animal a las instalaciones del CEPESMA, los operarios observaron que tenía un seguidor satelital y se pusieron en contacto con el Ministerio de Medioambiente, que confirmó que se trataba de la misma tortuga.

El Ministerio pidió, entonces, al CEPESMA que se encargara de la necropsia y que le remitiera todos los datos y conclusiones que se extraigan de la misma y que en una estimación apriorística, la muerte podría tener su origen en la ingesta de anzuelos de palangre.

Para Luis Laria, lo sucedido con esta tortuga caretta caretta "es muy representativo de lo que está ocurriendo en Asturias" y que, en su opinión, "se trata de contrarrestar la situación negativa de lo que está ocurriendo con los delfines y otras especies marinas" con la suelta de este ejemplar, aunque en este caso les ha salido mal porque no tuvieron en cuenta que el Cantábrico no su hábitat.