El Comercio

Oviedo, 2 ago (EFE).- El mediocentro Néstor Susaeta y el Real Oviedo han llegado a un acuerdo para la resolución del contrato que vinculaba a ambos a petición del propio futbolista, cuyo futuro equipo tendrá que indemnizar al conjunto carbayón si quiere alinear al eibarrés contra los asturianos.

El jugador ha decidido abandonar la disciplina azul tras cinco años en sus filas, tiempo en el que ha disfrutado del ascenso a Liga 1|2|3 del club azul y ha ejercido de capitán en el vestuario, razón por la cual la entidad le agradece su "dedicación" y "profesionalidad" durante el tiempo que ha defendido sus intereses.

La cláusula que pone el Real Oviedo para permitir la salida del jugador contempla que el club que fiche al futbolista tendrá que abonar una cantidad no confirmada de dinero si quiere que el extremo pueda enfrentarse a los azules, condición que se extiende a los partidos de play off de ascenso.

Por su parte el futbolista se ha despedido de la afición en una carta en que la que "agradece" en numerosas ocasiones el trato recibido y aclara que la salida del club es una decisión propia y de su familia.

Susaeta, que ha asumido su responsabilidad tanto en los "fracasos como en los éxitos" que ha vivido en el club, ha reconocido que en ningún otro equipo ha sido tan feliz como en el Oviedo y ha explicado que "jamás" había visto "tanta pasión y sentimiento" por unos colores.

"La mejor decisión que he tomado en mi vida", eso ha sido el Oviedo para el eibarrés, que da las gracias en especial por lo valorado que se ha sentido "como persona" y el apoyo recibido, sobre todo, en los momentos más duros del jugador, que afrontó en la ciudad la enfermedad de su hijo pequeño.