El Comercio

Oviedo, 15 sep (EFE).- El periodista británico Sid Lowe, vinculado a la historia reciente del Real Oviedo, ha sido el encargado de dar el pregón de San Mateo, en el que "el guiri" -como se ha referido a sí mismo este ovetense de adopción-, ha compartido con la multitud todo lo que le une a una ciudad a la que llegó como estudiante de Erasmus y cuyo patrón acabó siendo el nombre de su hijo, Charlie Mateo.

Lowe, protagonista indiscutible de la 'internacionalización' de la marca 'Real Oviedo', ha recordado sus tiempos como jugador de fútbol en el modesto Grisú y ha confesado que de su llegada a la capital asturiana, hace once años ya, aún vislumbra las calles limpias, la lluvia asolando las calles, el Parque San Francisco y el "buen vestir" de los ovetenses.

El periodista deportivo, que encabezó la campaña mediática internacional que llamó la atención del Grupo CARSO -actual accionista mayoritario del Real Oviedo-, ha atraído con su discurso en inglés a numerosos accionistas angloparlantes al club, aficionados con los que comparte el haberse enamorado de la ciudad y a los que ha agradecido sus visitas a la capital asturiana.

Lowe, actualmente en el periódico inglés The Guardian, ha tenido palabras para todo el oviedismo, entre los que ha recordado a innumerables jugadores y a personalidades como el ex presidente Manolo Lafuente o Matías García, aficionado azul al que ha agradecido su "promoción" de Oviedo al ayudar a los accionistas extranjeros del Real Oviedo que visitan la región.

El vinculo del británico con Oviedo es tal que su hijo pequeño, al que se ha referido como su "pequeño San Mateo particular", tiene el nombre del patrón de las fiestas, celebración a la que ha querido dar paso hablando en asturiano y describiendo a la ciudad carbayona como "guapa, amable, histórica, noble y leal".

Al reconocido periodista le han acompañado en el acto inaugural las jugadoras del Real Oviedo Femenino -antiguo Oviedo Moderno- y las del Balonmano Femenino Oviedo, encargadas de dar el chupinazo bajo una intensa lluvia.