El Comercio

Oviedo, 16 sep (EFE)- Los 8.240 militantes de la FSA-PSOE están convocados mañana a las urnas para elegir al sustituto de Javier Fernández al frente del partido en Asturias tras un mandato de casi 17 años empañado en el último periodo con la crisis abierta con la salida y reelección de Pedro Sánchez como secretario general.

Al cargo optan dos candidatos de una generación de dirigentes socialistas posterior a la de Fernández, de 69 años, y que, a su anunciada renuncia a concurrir de nuevo como candidato a la Presidencia del Principado para un tercer mandato, añadió su decisión de no optar tampoco por quinta vez a la Secretaría General.

Tras presidir durante ocho meses la gestora socialista que optó por abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy, Fernández anunció, después de la reelección de Sánchez al frente del PSOE, que no seguiría al frente de la FSA, una decisión que, aseguró, ya tenía tomada antes de que se conociera este resultado.

Esas primarias determinaron una victoria de Sánchez también en Asturias, con un margen incluso más amplio del obtenido en el resto del PSOE, donde contó con el respaldo de la actual vicesecretaria general, Adriana Lastra, y un sector de la militancia en el que ya despuntaba el alcalde de Laviana y favorito ahora en la carrera hacia la Secretaría General de la FSA, Adrián Barbón.

Barbón, de 38 años, presidente de la Asociación de Comarcas Mineras y vinculado a Lastra desde su etapa en Juventudes Socialistas, reeditó la victoria obtenida por los sanchistas en la FSA a la hora de recoger avales frente al que será su adversario, el portavoz en el Ayuntamiento de Gijón José María Pérez, de 45 años.

Pérez se había alineado con la presidenta andaluza, Susana Díaz, en las primarias nacionales al igual que la Ejecutiva regional dirigida por Fernández, el grupo parlamentario autonómico y todos los miembros del Gobierno regional salvo el dimitido consejero de Empleo, Francisco Blanco, cuyo nombre suena ahora como candidato en las autonómicas de 2019 en caso de victoria de Barbón.

No obstante, en la campaña de las primarias, el alcalde lavianés no ha explicitado su decisión de concurrir o no como cabeza de lista en dichos comicios, una postura que sí fue confirmada por Pérez en defensa de la tradicional "bicefalia" del PSOE asturiano.

En una región gobernada por los socialistas en ocho de sus diez legislaturas autonómicas, los cargos de presidente y secretario general siempre habían sido ocupados por personas distintas hasta que en 2011 Fernández, once años después de ser elegido secretario general, encabezó la candidatura electoral y tomó el relevo a Vicente Álvarez Areces tras tres mandatos como presidente.

A esa circunstancia se refirió Fernández al anunciar que no optaría a la reelección en la FSA para recordar que, con Areces, "hubo acuerdos, sintonía, negociación y relación fluida" y requerir lo mismo de la nueva Ejecutiva en los dos años que restan de legislatura en los que estará "en la situación inversa a la de hace unos años".

Así, pidió del nuevo secretario general y de la dirección que salga elegida en el Congreso que se celebrará el 30 de septiembre y el 1 de octubre "la colaboración y el apoyo" que él dio a los gobiernos de Areces en un momento en el que la FSA sufría también una profunda división entre renovadores y guerristas.

Barbón cuenta de cara a las primarias con el respaldo del sindicato minero del SOMA-UGT, que también aupó a Fernández a la Secretaría General en el año 2000 frente a los renovadores y cuya férrea estructura, pese a haber perdido peso en el seno del socialismo asturiano, puede decantar la balanza en las primarias.

De cara a la posterior elección de la Ejecutiva, Pérez ha asegurado que, para garantizar la pluralidad, tratará de incorporar a un Barbón que apuesta por "integrar", pero no "por repartir cargos" y por que Asturias no sea "una isla continuista" ante el proceso de cambio en el PSOE liderado por Sánchez a nivel nacional.

Las primarias se llevarán a cabo en 68 centros de votación con 69 mesas electorales y el horario de votación será de 10:00 a 20:00 horas aunque en 38 agrupaciones se ha fijado una jornada reducida con un mínimo de cuatro horas para poder votar y los resultados se harán públicos a partir de las 21:00 horas en la sede de la FSA.