El Comercio

Oviedo, 12 oct (EFE).- El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, ha justificado todos los pasos dados en las últimas semanas para garantizar la seguridad en el Auditorio Príncipe Felipe y ha anunciado que la Junta de Gobierno aprobará mañana, viernes, la contratación del plan que determinará los usos máximos que el recinto tendrá en los próximos meses.

Ante el informe municipal que ha detectado "importantes deficiencias" en el auditorio, el alcalde ya había ordenado la elaboración de un plan de protección contra incendios y había anunciado que se procedería al cierre parcial de algunas partes inseguras del edificio.

López ha anunciado que mañana mismo se va a autorizar la contratación de ese plan de usos máximos "para ver qué espacios se pueden utilizar y que afluencia máxima puede haber en los meses próximos" en tanto se hacen los trabajos de adecuación.

El objetivo es conseguir que se puedan utilizar algunas partes del auditorio al determinar qué número máximo de usuarios, qué plantas y qué dependencias pueden acoger determinados usos.

Mañana mismo también se reunirán técnicos y políticos de los servicios municipales de prevención de riesgos e incendios, así como de las áreas de patrimonio, cultura y congresos para tratar de ver cómo se resuelve este problema.

A partir de ahí, según López, se hará el proyecto de obras por parte de los técnicos dando prioridad a aquéllas que permitan que el auditorio tengan garantías de seguridad absoluta.

"Trabajamos con rigor y celeridad absolutas", hja afirmado el alcalde tras asistir en el cuartel de el Rubín a los actos de celebración de la Fiesta de El Pilar, patrona de la Guardia Civil, acto en el que también estuvo presente el ex alcalde y actual delegado del Gobierno en Asturias, Gabino de Lorenzo.

Sin llegar a nombrarle, Wenceslao López ha afirmado que estas deficiencias son "una mina de efectos retardados que llevan legalmente ocultas 19 años".

López ha incidido en que son deficiencias relativas a la legislación vigente en el momento de su construcción, "chapuzas que ahora hay que corregir" y por las que ha anunciado que "va a exigir responsabilidades a quien corresponda, aunque algunas hayan prescrito".

El alcalde ha reconocido que las obras van a llevar meses de trabajos y que por eso conviene que estén perfectamente planificadas, "para poder utilizar de forma máxima el auditorio y minimizar los efectos negativos".

De Lorenzo, por su parte, ha declarado que el auditorio "es una maravilla", aunque ha reconocido que, es indudable que tras casi 20 años en funcionamiento haya algunas cosas que deban ser adaptadas a la normativa actual.

"Adapten el auditorio a la normativa que existe, sin alarmas y sin cargar excesivos informes fuera" del Ayuntamiento, ha afirmado el exregidor ovetense, que ha pedido al actual alcalde que baje los impuestos si tanto dinero le sobra dinero para estar encargando informes.