El Comercio

Oviedo, 13 oct (EFE)- La primera ronda de negociaciones presupuestarias entre el Gobierno que preside Javier Fernández y el resto de formaciones del arco parlamentario ha finalizado hoy sin avances significativos y con Podemos e IU como las formaciones con las que el Ejecutivo asturiano aspira a conseguir un acuerdo.

El anteproyecto presupuestario del Gobierno regional contempla elevar su cuantía global a unos 4.372 millones de euros, en torno a un 2,9 por ciento más que el del ejercicio actual, aunque esta cifra aún es estimativa y no está cerrada.

Podemos y Ciudadanos han sido los últimos partidos con los que hoy se ha reunido el presidente del Principado, Javier Fernández, y la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, para tratar de acercar posturas que permitan aprobar el próximo año los presupuestos del Principado, encuentros que también han contado con la presencia del portavoz socialista en la Junta General, Marcelino Marcos Líndez.

Aunque hasta ahora el Ejecutivo socialista ha conseguido sacar adelante dos proyectos de ley de Presupuestos con el apoyo del PP, Javier Fernández aspira a cerrar en esta ocasión un acuerdo con IU y Podemos, formaciones con programas más cercanos al socialista.

De hecho, esta primera ronda de contactos se inició con IU, formación que ha reclamado al Gobierno que incremente la presión fiscal para garantizar los servicios públicos que dependen del Gobierno autonómico.

Según el coordinador regional de la coalición, Ramón Argüelles, para un acuerdo debería eliminarse la bajada del impuesto de sucesiones pactada el pasado año con el PP que, según la coalición, ha supuesto una reducción de 40 millones de euros en la recaudación de este año.

IU se ha mostrado dispuesta a apoyar un presupuesto de izquierdas previo consenso con Podemos, si bien la formación morada no comparte su estrategia y prefiere llegar a acuerdos bilaterales con el Gobierno a los que luego pueda sumarse la coalición.

Ese acuerdo, según Podemos, debería incluir la creación de una oficina contra la corrupción independiente del Ejecutivo regional y la extensión de la red educativa de cero a tres años, la mejora de los servicios de búsqueda de empleo, la puesta en marcha de una contratación pública responsable, facilitar el alquiler de viviendas y potenciar la atención primaria para mejorar la sanidad.

Ante esta posición, el portavoz socialista en la Junta General, Marcelino Marcos Líndez, ha incidido en que les da igual cómo se aborde la negociación presupuestaria, pero que desde el PSOE no tienen ninguna intención de descabalgar de la misma a IU y mantienen su deseo de llegar a un acuerdo a tres.

El PP también ha avanzado que está dispuesto a dar de nuevo su apoyo al PSOE para que el Principado cuente con presupuestos regionales el próximo año siempre y cuando se reduzca de nuevo la presión fiscal, se amplíe la red de escuelas de cero a tres años, se comprometan partidas para el pacto demográfico y se dé prioridad al gasto inversor.

"Creemos que Asturias está mejor con un presupuesto aprobado que con una prórroga y por eso lo primero que pusimos sobre la mesa ha sido la disposición del PP al diálogo y al acuerdo, algo que puede parecer una cuestión baladí, pero que no lo es", señaló la presidenta del PP tras reunirse con el Gobierno.

Foro Asturias, sin embargo, tiene claro que será muy difícil, si no imposible, llegar a un acuerdo con el Gobierno dadas las diferencias que mantienen en materia fiscal especialmente.

La formación liderada por Cristina Coto ha planteado una rebaja de impuestos que incluya la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones así como el de Patrimonio y modificaciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que incluyan más deducciones para fomentar la natalidad, principalmente.

Ciudadanos también ha planteado la necesidad de rebajar la presión fiscal y ha pedido al Ejecutivo que asuma una reducción casi total del impuesto de sucesiones, tal y como ha acordado la formación naranja con el PSOE en Andalucía, donde el mínimo exento ha quedado fijado en un millón de euros por hijo, frente a los 300.000 que desde este año se aplica en el Principado.

El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Prendes, también ha pedido al Ejecutivo regional que abandone su indefinición y que concrete cuanto antes con qué socios pretende pactar las cuentas regionales de 2018, no sin antes recordar que la búsqueda del acuerdo con IU y Podemos siempre ha fracasado.

Para el PSOE, esta primera ronda de contactos con todos ha servido par enriquecer el debate presupuestario, sacar provecho de distintas posturas y ver "con lealtad" qué propuestas se pueden encajar en el presupuesto de 2018.

"Finalizada esta ronda, de reuniones cordiales, hay aspectos que coinciden en todos los grupos, como lo relacionado con el cero a tres años, con independencia de que luego tengan encaje presupuestario", ha afirmado su portavoz, Marcelino Marcos.