El Comercio

Oviedo, 13 oct (EFE).- La Fiscalía pide una pena de dos años y medio de prisión, inhabilitación por el mismo tiempo y el pago de una multa de 5.760 euros para una panadero de Tapia de Casariego por contaminación acústica.

El panadero explotó desde el año 2001 la panadería Serantes, anexa a una vivienda unifamiliar propiedad de otra persona.

Según la Fiscalía, el acusado desarrolló su actividad sin adoptar las medidas pertinentes para evitar las emisiones sonoras y vibraciones que la maquinaria de la panadería generaba en la vivienda de al lado y que, por su importancia e intensidad, perturbaban la vida de sus ocupantes.

A ello se añadía la circunstancia de que, en los meses de verano, el acusado abría las puertas y ventanas del local, lo que agravaba el nivel sonoro.

En julio de 2013, el propietario de la vivienda unifamiliar la alquiló a otra persona, que a los pocos días de su formalización desistió del contrato de arrendamiento por la intensidad de los ruidos provenientes de la panadería.

Según mediciones llevadas a cabo el 3 de agosto de 2013 por la empresa Inveco, los niveles de ruido en la vivienda, en horario nocturno, oscilaban entre los 40.9 dBA y los 47.4 dBA, frente a los límites de 30-28 dBA fijados por la normativa de ruido.

A raíz de esta medición, el Ayuntamiento de Tapia de Casariego incoó expediente de actividad clasificada, en el que concluía que el acusado debía ejecutar obras de aislamiento en la panadería, otorgándole para ello un plazo de dos meses.

No obstante, nuevas mediciones realizadas por la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, en octubre de 2015, y por el Laboratorio de Acústica Merino Ingenieros, en julio de 2016, concluyeron que la panadería seguía superando los niveles de ruido permitidos.

Según informe médico forense, la exposición continuada a los niveles de ruido en la vivienda son potencialmente generadores de pérdida de audición, trastornos del sueño y molestias e interferencias en la conversación.

El juicio está señalado a las 9:45 horas del lunes en el Juzgado de lo Penal número 2 de Avilés.