El Comercio

Oviedo, 13 nov (EFE).- El Ayuntamiento de Mieres, a través de la Policía Local, ha denunciado por un presunto delito de abandono de animales a un vecino que tenía en una casa "ocupada" en la localidad de Villapendi, en Turón, ocho perros, cinco de ellos cachorros, sin agua ni comida.

La actuación policial comenzó el pasado mes de octubre, cuando se recibieron varios avisos de la presencia de un perro de raza peligrosa que andaba suelto por este núcleo.

Tras comprobar que tenía microchip, la Policía Local localizó al propietario y comprobó que vivía en una casa ocupada, con gran cantidad de basura y enseres, por lo que se le solicitó que limpiara el lugar y que controlara y atara al animal.

Tras recibir nuevos avisos por el mismo asunto, la Policía Local comprobó que en la misma casa había, además de este perro, una perra en estado de extrema delgadez con una camada de cinco cachorros, y otra perra pequeña.

Según ha informado hoy el Ayuntamiento, todos ellos se encontraban "en malas condiciones, sin agua ni comida, rodeados de pulgas y moscas y en situación de abandono", por lo que se dio aviso a Alma Animal, gestora del albergue de Mieres, para el traslado a las instalaciones municipales de los cinco cachorros y los tres perros adultos, de los cuales solo uno tenía microchip.

El Ayuntamiento de Mieres ha subrayado que va a actuar para evitar este tipo de situaciones de abandono o maltrato a animales.

El Consistorio dice estar realizando "un importante esfuerzo en campañas informativas y en la gestión del albergue animal para garantizar el bienestar y el cuidado de los animales" y pide "responsabilidad de las personas con animales para garantizar una atención adecuada a los mismos".