El Comercio

Oviedo, 13 nov (EFE).- El presidente de la Federación Asturiana de Concejos (FACC), Ignacio García Palacios, ha señalado hoy que el aprovechamiento de los recursos en las zonas afectadas por la despoblación, principalmente rurales, es una medida fundamental para fijar población en ellas.

García Palacios se ha reunido hoy con el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, para presentar el Plan Demográfico 2017-2027 y ha explicado que el sector forestal necesita una "revitalización" ya que Asturias es una comunidad importadora cuando debería ser exportadora, lo que generaría puestos de trabajo que ayudarían a fijar población en las zonas rurales.

También ha hecho hincapié en el sector agrícola ya que el Principado importa el 90 por ciento de los alimentos que consume, por lo que Asturias tiene una "oportunidad de crecimiento" en este aspecto para evitar que la gente se marche de estas zonas, ha declarado.

García Palacios ha valorado este plan demográfico ya que dicho programa es una "visualización" de las realidades que han provocado esta situación y ha destacado la "transversalidad" de las medidas de un plan que confía en que ayude a fijar población en el medio rural.

Por su parte, Martínez ha hecho un llamamiento tanto a los entes municipales como a partidos políticos y asociaciones para que hagan sus aportaciones a un plan "abierto" a mejoras de cualquier tipo, y que será debatido en la Junta General por "iniciativa del Gobierno regional".

En este sentido, ha reconocido que no se plantea la "eliminación" de alguna de las 216 medidas que incluye el plan sino concreciones o correcciones en alguna de ellas, y ha recordado que el Gobierno regional ha reservado 227 millones de euros del presupuesto del próximo ejercicio para el cumplimiento de este programa.

Sobre las medidas planteadas en el plan, ha coincidido con García Palacios en la importancia de su "transversalidad" ya que contempla iniciativas para atajar el envejecimiento, fomentar la natalidad o el empleo en las zonas rurales y ha subrayado que muchas de ellas han sido probadas en otras regiones, por lo que cuentan con una "experiencia pasada".

Además, ha valorado las iniciativas de un plan que supone el "principal desafío" de la sociedad asturiana, que se adapta a una realidad que "ha llegado" y que no deja fuera "ninguno de los factores que influyen en la demografía".

Por último, ha calificado las críticas recibidas de "contradictorias" ya que unas acusan al Gobierno de no hacer nada nuevo y en otras de hacer todo lo contrario a lo que se ha estado haciendo.

Así, ha reiterado la necesidad de que todos los grupos "sumen" en la elaboración del plan, en el que ha participado un equipo de investigación de la Universidad de Oviedo y al que ha querido agradecer su esfuerzo "extraordinario".