El Comercio

Oviedo, 13 nov (EFE).- La Consejería de Sanidad pondrá en marcha el dispositivo de teleasistencia al ictus (teleictus) en enero de 2018 en el área sanitaria I, que corresponde a Jarrio.

Así lo ha avanzado el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, en la comisión del ramo celebrada hoy en la Junta General del Principado, donde ha informado del arranque del dispositivo de teleasistencia al ictus en las áreas sanitarias I (Jarrio), II (Cangas del Narcea) y VI (Arriondas).

A preguntas del diputado de Podemos Andrés Fernández, el consejero de Sanidad ha afirmado que cree que en enero de 2018 estará activado el teleictus "al menos en un área", que es la correspondiente a Jarrio, y posteriormente, se empezará a utilizar en la II y la VI, correspondientes a Cangas de Narcea y Arriondas.

El consejero ha afirmado que ahora se trabaja en crear un sistema de telemedicina que conecte los hospitales de cabecera de Asturias y en el Hospital de Jove están haciendo pruebas con el software de las videoconferencias y están pendientes de recibir las cámaras de grabación necesarias.

La ampliación de camas en hospitales está en marcha, así como la formación de todo el personal implicado, que ya empezó hace unas semanas y continuará durante los meses de noviembre y diciembre.

Además, está pendiente de aprobación la campaña "El Tiempo es cerebro. Plan sobre comunicación del ictus en Asturias", que, entre otras cosas, busca mejorar el conocimiento del ictus en la población asturiana y potenciar su participación en el proceso asistencial, que se pondrá en marcha a principios de diciembre.

El consejero ha explicado que el dispositivo de teleasistencia al ictus se incluye en la actualización del código ictus, que entrará en funcionamiento en los primeros meses de 2018.

Esta actualización permitirá atender a 200 ciudadanos más al año pasando de 400 a 600 personas, ha señalado el consejero, quien ha considerado que el coste de la ampliación del número de pacientes "va a pasar del millón o del millón y medio de euros".

Para ponerlo en marcha se mejorarán los medios y el personal del centro de coordinación de urgencias, al que se incorporarán cinco operadores y dos médicos de refuerzo.

Además, el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) contará con un segundo médico adjunto de guardia de neurología y se ampliará su unidad de ictus tanto en el número de camas como de medios humanos.

En su turno de toma de posición, el diputado del PP Carlos José Suárez ha criticado que cuando, hace años, plantearon la necesidad de mejorar el acceso al código ictus el consejero "negó la necesidad", por lo que ha denunciado que "llega dos años tarde".

La portavoz de IU en la comisión, Marta Pulgar, ha celebrado que la medida "refuerza la equidad" en la atención a todos los pacientes, pero ha mostrado su "preocupación" para el tratamiento de las secuelas.

Por su parte, el diputado de Podemos Andrés Fernández ha indicado que sufrir un ictus "no tiene las mismas consecuencias" según la parte de Asturias en la que se viva, como, a su juicio, sucede en Cangas de Narcea, donde el tiempo de llegada a los hospitales hacía que los pacientes no entraran en el código ictus.

La diputada de Foro María del Carmen Fernández ha considerado que es una medida "muy oportuna", pero ha señalado que quizá ha sido "un poco excesivo" el tiempo empleado en el desarrollo del proceso.

Por último, el portavoz de Ciudadanos en la comisión, Luis Armando Fernández, ha destacado que el teleictus "garantiza equidad" de todos los pacientes, evita traslados innecesarios y acorta los tiempos de tratamiento.

La diputada socialista en la comisión de Sanidad, Carmen Eva Pérez, ha afirmado que su grupo pondrá "todo lo posible" para llegar a los acuerdos necesarios para dotar de presupuesto a esta iniciativa y ha esperado que el resto de Grupos tiendan la mano para lograrlo.