El Comercio

Avilés, 14 nov (EFE).- Los trabajadores de Acciona ligados al contrato de mantenimiento de las plantas de Veriña y Avilés de ArcelorMittal han convocado seis jornadas de huelga en noviembre, a partir de mañana (días 15, 16, 21, 23, 28 y 30) para protestar contra los despidos que la empresa empezó a llevar a cabo la semana pasada.

En esa ocasión, despidió a tres trabajadores, y esta semana entregará otras tres cartas de despido, según explica USO, uno de los sindicatos convocantes de la protesta junto con CCOO y UGT.

Este sindicato asegura en una nota que esta situación "se hará dramática a partir del día 16, cuando se finaliza el tajo actual, la parada técnica del tren de alambrón de Veriña".

Según USO, ArcelorMittal firmó con Acciona un contrato de obra por cinco años, con el compromiso de una carga de trabajo necesaria para mantener una plantilla "sobredimensionada", ya que, además, se hizo cargo, "como muestra de buena voluntad y sin la obligación de subrogar", de parte de los empleados de la anterior contrata encargada, hasta tener en plantel a más de 50 trabajadores.

Sin embargo, desde mayo, fecha del inicio del contrato, Acciona ha recibido encargos por un coste mucho menor al pactado, lo que, según USO, ha puesto a la plantilla en el disparadero de los despidos, al no corresponderse el acuerdo inicial con el desarrollo real del contrato.

En opinión de este sindicato, esta falta de planificación de ArcelorMittal afecta doblemente a los trabajadores de Acciona, ya que un segundo contrato es el correspondiente a la obra civil de la construcción de las baterías de coque de Gijón, adjudicada desde hace meses sin tener aún los permisos medioambientales necesarios para que de comienzo.

Desde la sección sindical de USO en Acciona, se reclama a ambas empresas que cumplan sus compromisos de obra y contratos, y que detengan los despidos, "que a partir de la próxima semana pueden contarse por decenas".