El Comercio

Oviedo, 14 nov (EFE).- BBVA Research prevé que el producto interior bruto (PIB) de Asturias crezca un 2,4 por ciento este año y que este crecimiento se estabilice en 2018, rondando el 2,3 por ciento, mientras que en materia de empleo vaticina la creación de 12.000 puestos de trabajo, aproximadamente.

El informe presentado hoy por la directora Territorial Noroeste de BBVA, Yolanda Martínez- Bajo, y el economista jefe de BBVA Research, Miguel Cardoso, apunta que esta mejora se debe al crecimiento del consumo, en particular del privado, la recuperación del sector inmobiliario y las exportaciones, especialmente en los servicios.

Cardoso ha explicado que Asturias experimentó una "aceleración" en el último trimestre de 2016, que se ha mantenido este año, y se espera que se alargue durante el 2018, lo que demuestra que la inercia de la economía asturiana se mantiene "relativamente fuerte".

Además, ha señalado que los bajos tipos de interés, el crecimiento de la demanda externa y un entorno fiscal "favorable" a la recuperación, podrían desembocar en la creación de 12.000 empleos entre 2017 y 2018, y una reducción de la tasa de paro al 11 por ciento para finales del año que viene.

Una tasa de paro elevada, que todavía se encuentra lejos de los niveles de empleo de 2008, y cuyo principal problema es la "temporalidad", que tiene efectos negativos en términos tanto económicos como sociales, ha declarado.

Acerca de la recuperación económica que ha experimentado el Principado, que ha sido más lenta que en otras regiones del país, Cardoso ha asegurado que se ha experimentado en mayor medida en las comarcas más pobladas, debido a que la recuperación ha sido "mayor" en el sector servicios que en otros como el agrícola.

A pesar de esto, Cardoso ha reconocido que la "brecha" respecto a los niveles nacionales se está cerrando y continuará haciéndolo en 2018, algo que "probablemente" revertirá el problema de la migración de Asturias, atrayendo más inmigración, y afectando de manera positiva al envejecimiento de la población.

Por último, ha alertado de los riesgo que podrían reducir el crecimiento esperado tanto en Asturias como a nivel nacional, como es el caso del Brexit, los atentados, la problemática situación vivida en Cataluña o los cambios en la política monetaria, aunque ha apuntado que en el caso de Asturias el impacto no sería muy grande y se produciría de manera "indirecta".