El Comercio

Avilés, 14 nov (EFE).- Mario Gas y José María Pou, dos grandes de la escena española, han coincidido hoy en considerar que, más allá de la belleza del Teatro Palacio Valdés, lo que le distingue del resto de los coliseos es el equipo que lo ha dirigido en los últimos veinticinco años.

Mario Gas y José María Pou, ambos actores y directores teatrales con carreras muy vinculadas al odeón avilesino, han participado en el ciclo "Diálogos desde la escena", con el que se conmemora el 25 aniversario de la reapertura del Palacio Valdés tras su rehabilitación integral y conversión en espacio público.

"Venimos siempre con ilusión y sabiendo que venimos a un sitio donde hay un público muy fiel y donde se programa con gran criterio, por eso estamos muy cómodos y satisfechos de venir a trabajar aquí", ha destacado Mario Gas.

Para el director de escena, más allá de su estética arquitectónica, lo que hace especial al coliseo avilesino "es el equipo humano que lo lleva, su gestión, porque siempre ha estado atento a todos los movimientos teatrales que han ido surgiendo en estos últimos veinticinco años en el país".

Por su parte, José María Pau ha declarado que el Palacio Valdés, "para cualquier actor de este oficio es un lugar emblemático porque se da por supuesto que vamos a Avilés con todos los espectáculos".

"Hay un amor especial por llegar a Avilés, primero porque entras en este teatro y te encuentras no solamente en este monumento arquitectónico que ayuda muchísimo a la concentración, pero aquí están los fantasmas, los buenos fantasmas, de las buenas vibraciones de quizá miles de profesionales de teatro", ha declarado.

A igual que opina Mario Gas, el actor y director José María Pou también cree que "lo más importante es el equipo que ha llevado este teatro durante los últimos veinticinco años".

Para el actual director de los teatros Goya de Barcelona y La Latina de Madrid, el de Avilés es un espacio de estreno de muchos espectáculos que luego van a ser importantes en el resto de plazas del país.

La programación de este ciclo incluye cuatro diálogos en los que un reconocido grupo de personalidades relevantes del mundo teatral reflexionarán sobre la escena española durante estos últimos 25 años.

Los coloquios se plantean con la idea de conocer, sin abandonar el tono informal y espontáneo, el testimonio de profesionales que han alcanzado el máximo protagonismo en diferentes campos teatrales y cuyo paso por la escena del Palacio Valdés ha sido habitual.